El presidente José Mujica dijo a El Espectador que es fervoroso partidario de concretar el proyecto de la minera Aratirí en las condiciones planteadas por la compañía. Lo dijo durante el acto por la independencia de Estados Unidos, que se realizó al mediodía en la embajada norteamericana. Confía en que los servicios técnicos aseguren la protección ambiental necesaria y que el plan minero le puede permitir a Uruguay fortalecer la tendencia de crecimiento económico y obtener recursos financieros para las obras de infraestructura que debe realizar el Estado.

El jefe de Estado dijo que confía en los servicios técnicos del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente para asegurar que el proyecto minero pueda desarrollarse sin comprometer el medio ambiente.

Aseguró que ningún país desperdiciaría la riqueza en hierro que tiene Uruguay y que lo que debe estar en discusión es cómo se aprovecha eso para invertir en obras que tengan efectos duraderos.

Consultado sobre su postura respecto al proyecto de Aratirí y a las críticas que recoge la empresa y este tratamiento de minería, Mujica aseguró que está decidido a seguir adelante.

Insistió en la necesidad de adecuar la infraestructura y dijo que el dinero que genere Aratirí para el fisco uruguayo podrá financiar obras de largo aliento.

Consultado expresamente sobre la propuesta del diputado blanco José Carlos Cardoso, de estatizar el hierro con el propósito de que el Estado se beneficie más del negocio, el presidente Mujica se tomó unos segundos para responder y dijo que prefiere continuar por el camino actual, y que lo importante es que la riqueza potencial se pueda materializar y el Estado pueda recaudar el dinero que necesita para obras. «Yo calculo que entre impuesto a la renta y el canon, al Estado le pueden entrar unos 500 millones de dólares por año, puede ser más o puede ser menos, pero es mucha plata, mucha plata, y eso lo tenemos que aprovechar para invertir en obras que permitan crecer más y recaudar más.

En la mañana de este jueves, en su audición radial de M24, el jefe de Estado se había referido a la necesidad de la reforma del ferrocarril

«Se trata de poner a punto para una circulación entre 40 y 60 kilómetros y no más fundamentalmente para trenes de carga de unos 1.700 kilómetros en términos redondos. Se comenzó a la reconstrucción de esa vía en un tramo fundamental que va entre Pintado en Florida y Rivera y se está a punto de terminar», dijo el presidente.

El presidente dijo que hay que trabajar en la reconstrucción del ferrocarril y que la prioridad está en el ramal que va a Salto y eventualmente a Río Negro.

«La reconstrucción del ramal que va a Salto y eventualmente después el que va a Río Negro parecen capítulos imprescindibles que hay que arrancar cuanto antes. Después vendrá la reconstrucción del tramo que va a Río Branco y finalmente tal vez el tramo que va a Minas», señaló Mujica.

Mujica dijo que otro de los problemas que tiene AFE es que el promedio de edad de sus 1.070 empleados, que es de 50 años. «La experiencia que queda en este país en materia ferroviaria está en el seno de esa masa de veteranos. Obviamente, el proyecto de la reconstrucción tiene que partir de una política de formar gente más joven en estos oficios y lo ideal sería la colaboración en ese operativo de formación de gente que todavía está activa en el terreno, pero que trasmite su conocimiento y su experiencia a los que van a venir», afirmó Mujica.

El presidente dijo que la reforma del ferrocarril es imprescindible y que el servicio de los trenes deberá ser complementario del que ofrecen los camiones.