El actual director de Minería, Alexander Medina, laboró durante 35 años en la empresa minera Falconbridge Dominicana, donde se desempeñó como gerente de distintos departamentos, y de la que salió hace unos cuatro años con una pensión que ahora disfruta.

 

Fuente: Diario Libre
Sin embargo, la cantidad de años relacionado a dicha empresa no será motivo para decidir a su favor, ahora cuando la minera ha solicitado del Estado Dominicano la licencia para explotar la Loma de Miranda, petición a la que grupos ambientalistas se oponen, alegando el «gran impacto ambiental que generaría».

«Lo primero es que yo no tengo el poder de la decisión de autorizar a Falcondo. Esa decisión está en manos de (el Ministerio) Medio Ambiente, que es que emite la licencia ambiental» manifestó Medina, quien afirma, que sólo representará los interese de Estado y de los dominicanos.

Para él es injusto que personas que conocen su trayectoria moral quieran desacreditarlo.

«El que yo haya sido entrenado y desarrollado en Falcondo no quita en lo absoluto mi integridad moral. Aquí (en Minería) estoy representando el Estado dominicano. Son sus intereses y los del pueblo dominicano los que estoy representando y estoy defendiendo, no los de Falcondo, pues ahora no soy empleado de Falcondo», reiteró.

Medina entiende que en este momento particular, en que existen varios proyectos mineros en ejecución, el país y el Gobierno necesitan personas experimentadas en el negocio minero, para defender sus intereses y que ése es su rol en Minería: «Defender el Estado dominicano. No preocuparme por un permiso ambiental, pues ese es un problema de Medio Ambiente».

Sostuvo que si Medio Ambiente no otorga la licencia ambiental no habrá licencia de explotación, pues ése es un requisito legal, pero que de lo contrario, Minería dará luz verde al proyecto de Loma Miranda de Falcondo.

El funcionario dijo no saber sobre los daños o no que pueda causar la explotación de la loma, pero sí conoce de las informaciones que da la promotora del proyecto, de que Miranda irá a completar la cuota de rentabilidad de la explotación de ferroníquel de Falcondo.