Jóvenes agrupados en la entidad denominada «Salva la Tierra» se manifestaron la mañana de este lunes frente a las oficinas de la Barrick Gold en defensa de la vida, agua, medioambiente y la salud.

 

Fuente: diario Hoy

20/03/2012. Ariel Contreras, quien leyó un manifiesto, y Natalia Mármol, quien habló a nombres de los manifestante, expresaron que a dos semanas del Encuentro Nacional Ambiental, en el que decenas de organizaciones ambientales y sociales repudiaron la mega minería en el país, se unen a su reclamo y demandan la prohibición del uso del cianuro con fines mineros en todo el territorio nacional.

Asimismo, se solidarizan con la campaña lanzada por el observatorio de conflictos mineros de América Latina para prohibir el uso de cianuro en toda la región, tal y como lo han hecho Costa Rica y la Unión Europea.

«La mega minería a cielo abierto es una actividad que por su enorme escala conlleva grandes impactos ambientales, como la destrucción de amplias zonas de bosques, el consumo masivo de agua limpia y energía eléctrica, la producción de drenaje ácido y sobretodo el uso de sustancia altamente toxicas en grandes cantidades», manifestaron.

Sostienen que una de las peores es el cianuro, que se planea usar en Pueblo Viejo para el procesamiento de 24,000 toneladas de mineral cada día.

Precisan que el cianuro es una sustancia sumamente tóxica que ha causado desastres terribles en distintas partes del mundo eliminando toda forma de vida acuática a lo largo de kilómetros de ríos, envenenando personas y degradando fuentes de agua potable.

Los jóvenes indican que esos desastres han puesto en evidencia que no hay forma de garantía absoluta de que no se produzcan derrames de esta sustancia ya sea durante su transporte, uso o almacenamiento.

Minutos después de iniciada la manifestación, bajó Jorge Esteva, gerente de comunicaciones de la Barrck Gold, quien trató de convencerlos de que sus operaciones no causarán daños ambientales en la zona donde operan y los invitó formalmente a visitar las instalaciones de la minera en Cotuí, para mostrarles que no contaminan el agua, el suelo y el medioambiente en general.

A continuación el texto integro del manifiesto:

Manifiesto del grupo SalvaTierra contra la megaminería con cianuro

19 de marzo de 2012

Preocupadas/os por el terrible riesgo ambiental y de salud pública a que nos expone la megaminería con cianuro, el grupo de activistas SalvaTierra hemos decidio tomar una acción directa pacífica y expresar nuestro mensaje en defensa de la vida, el agua, el medio ambiente y la salud, en el edificio donde se encuentran parte de las oficinas de la compañía minera Barrick, que se prepara para explotar la mina de oro a cielo abierto de Pueblo Viejo.

A dos semanas del Encuentro Nacional Ambiental, en el que decenas de organizaciones sociales y ambientales repudiaron la megaminería en la República Dominicana, nos unimos a sus reclamos y demandamos la prohibición del uso del cianuro con fines mineros en todo el territorio nacional.

Asimismo, nos solidarizamos con la campaña lanzada por el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL) para prohibir el uso de cianuro en toda la región, tal y como lo han hecho las naciones hermanas de Costa Rica y de toda la Unión Europea.

La megaminería a cielo abierto es una actividad que por su enorme escala conlleva grandes impactos ambientales, como la destrucción de amplias zonas de bosques, el consumo masivo de agua limpia y energía eléctrica, la producción de drenaje ácido y, sobre todo, el uso de sustancias altamente tóxicas en grandes cantidades.

Una de las peores es el cianuro, que se planea usar en Pueblo Viejo para el procesamiento de 24,000 toneladas de mineral cada día, de acuerdo con el estudio de impacto ambiental presentado por la referida empresa minera a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente en el 2008.

El cianuro es una sustancia altamente tóxica que ya ha causado desastres terribles en distintas partes del mundo, eliminando toda forma de vida acuática a lo largo de kilómetros de ríos, envenando personas y degradando fuentes de agua potable. Estos desastres han puesto en evidencia

que no hay ninguna forma de garantía absoluta de que no se produzcan derrames de esta sustancia, ya sea durante su transporte, uso o almacenamiento.

En datos registrados desde 1989 hasta 2010 hemos encontrado al menos 28 derrames de ciuanuro, destacándose en 1995 el acontecido en la mina de oro Omai en Guyana, explotada por la empresa Cambior Mining Company, y en el 2000 en la mina de oro Baia Mare en Romania, que contaminó el rio Danubio y afectó unos 4 países.

Este hecho provocó que la Unión Europea se pasara 10 años debatiendo el tema sobre el uso de cianuro, logrando la prohibición total de su uso en explotación minera.

Otro caso emblemático fue el acontecido en 2009 en la mina de oro de Ahafo en Ghana, donde ocurrió un derrame de cianuro no obstante a que la empresa minera Newmont, encargada de las operaciones, estaba certificada con el Código Internacional sobre el Manejo de Cianuro.

Mientras, un 20% de la población dominicana no tiene acceso a agua potable, según el PNUD, la mina de Pueblo Viejo pretende consumir 2,500 metros cúbicos de agua por hora. Peor aún, se está poniendo en riesgo de contaminación con cianuro al mayor embalse del país: la presa de Hatillo, todo esto en un momento en que se ha anunciado que el cambio climático podría

disminuir las fuentes de agua de nuestro país en un 60 por ciento y en que instituciones internacionales han hecho un llamado a la necesidad de administrar de manera más racional los recursos hídricos.

Entendemos que la decisión de encaminar nuestro país hacia un país de desarrollo minero y los privilegios otorgados a las compañías mineras no han sido el resultado de un consenso ni de un debate democrático del pueblo, sino que responde a intereses particulares y conllevan enormes riesgos para las comunidades locales y la población dominicana en general. Hay temas claves, además, sobre los cuales no se ha informado a la población, como la cantidad de cianuro que Barrick Pueblo Viejo pretende utilizar y las experiencias catastróficas que esta sustancia ha dejado en otros países.

Por todo lo anterior, reclamamos una mayor transparencia, acceso a la información y debate sobre todos estos temas y exigimos una prohibición absulta de la minería con cianuro en el país.

LA VIDA VALE MÁS QUE EL ORO !ALTO A LA MEGAMINERÍA CON CIANURO!