La Academia de Ciencias de la República Dominicana (ACRD)  consideró que el proyecto de explotación minera en  la Loma de Miranda, en la provincia de La Vega, es ambientalmente inviable, porque pone en peligro la cuenca   de la presa de Rincón, donde se originan múltiples manantiales que la alimentan y otros que suplen de  agua potable y para  la agricultura de los valles de Bonao y La Vega. La minera  Falcondo Xstrata Nickel es la empresa  que pretende explotar la  loma.  Según la ACRD los ríos que nacen en Miranda son  La Piedra, El Pino, Jumunucú, Jayaco, Jima y cientos de manantiales, cañadas y arroyos.

La entidad  señala que esa producción de agua cumple un rol importante en el ciclo hidrológico de la zona y en la regulación del clima en uno de los lugares más emblemáticos de la ecología del país. Dice que sería fatal dañarla  en momentos tan críticos como los que vive la humanidad a causa de los cambios climáticos, la desaparición de las fuentes de agua dulce, la contaminación del aire y la pérdida de biodiversidad. «Nuevamente estamos ante el dilema: agua o minería. Con este nuevo proyecto minero, en uno de los puntos más sensibles para la producción de agua de la Cordillera Central, representa una real amenaza a la estabilidad y al porvenir de la región Nordeste y de la nación, al querer incursionar en territorios mucho más frágiles que los ya utilizados en la explotación de ferroníquel en Loma Peguera y Loma Frasier en Bonao», indica.

La ACRD sostiene que  incluso esa nueva explotación es más riesgosa que las  de Loma Ortega y Pontón en La Vega pues en en loma Miranda estaría alcanzando alturas y pendientes nunca antes intervenidas.

Considera que sería una insensatez que el Estado  ponga  en riesgo la extraordinaria riqueza biológica, hídrica, ambiental, climática y escénica que atesora Loma Miranda a cambio de la explotación de unas cuantas libras de níquel, recursos que se esfumarán,  dejando daños  tangibles propios de la minería a cielo abierto y sin control.

La ACRD solicita al Estado Dominicano impedir que se concrete esta nueva amenaza a   una gran reserva de agua y al Ministerio de Medio Ambiente que  asuma su rol en defensa del patrimonio natural de todos los dominicanos y  no autorice la explotación.
Debate

La ACRD indicó que junto a la Universidad Autónoma de Santo Domingo  promoverá  el debate científico y criterios técnicos en torno al valor del agua y sobre cuáles deben ser los modelos de inversión y desarrollo que más beneficien al país. «Toda amenaza a una fuente de agua es un atentado contra la Nación, no importa de quién se trate ni de donde provenga», establece la entidad.