Los 13 millones de aves migratorias que cada año cruzan el estado de Veracruz podrían no regresar e incluso morir de continuar el proyecto de la mina de oro Caballo Blanco en Alto Lucero y el saqueo de las dunas de San Isidro en Actopan, porque el humedal de La Mancha sería afectado con estos dos planes de desarrollo, indicó Enrique Romero, secretario de Grupo Ecoguías «La Mancha en Movimiento».

Fuente: diario Jornada

047/04/2012. Explicó que el humedal ubicado en el municipio de Actopan, es el lugar donde descansan las aves, beben agua y se alimentan, luego de viajar por varios kilómetros, debido a que inician la migración en el sur de América.

En conferencia de prensa, refirió que el cerro La Paila, donde la empresa canadiense Goldgroup realiza los trabajos de excavación para encontrar oro, tiene vegetación donde descansan las aves y se surten de semillas.

En tanto que las dunas de San Isidro sirven para detener los vientos huracanados, pero de no existir se destruirían los manglares de la zona que conforman el humedal La Mancha, ante el impacto de los fenómenos meteorológicos.

Enrique Romero aseguró que por esa zona costera existen 300 especies de aves, entre las que se encuentran Facerinas, Pepes, Calandrias, Chipes, Rapaces, Carroñeras y Cóndor, que a su paso migratorio buscan las corrientes de aire caliente porque les ayudan a trasladarse al norte del continente americano.

El integrante del grupo Ecoguías detalló que a las aves «El aire caliente les ayuda a no desmayarse, ellas necesitan descanso, son muy importantes los humedales, el manglar les provee de alimento a los seres vivos, a los microorganismos que viven en sus raíces, las larvas, los peces, ahí habitan mamíferos, reptiles, serpientes no venenosas, eso es una cadena de alimentos».

Enrique Romero mencionó que los humedales, las dunas y el cerro La Paila forman un equipo de protección contra los huracanes, que cada año impactan más a las zonas costeras.

Abundó al señalar que «El manglar da servicios ambientales, ahí impactan los huracanes y trabajan en común acuerdo con Las Dunas,y gracias a la parte final del eje volcánico que da a la sierra madre oriental a la playa, el litoral eso nos protege, porque ahí impactan esos eventos naturales, el huracán en lo primero que impacta es en Las Dunas y Manglares y se topa con el cerro».

Por otra parte, Adán Vez Lira, secretario del ayuntamiento de Actopan, dijo que de continuar con el deterioro de estos ecosistemas, el daño a las aves sería en la misma medida como se destruyan.

«Las grandes construcciones, el cambio de uso de suelo que los humedales se conviertan en unidades habitacionales, hoteles, todo eso afecta; por eso hemos cuidado que en la región de La Mancha; Tecolutla, Alvarado y Tuxpan se conserven los humedales, para que haya estabilidad en la zona costera, que es por donde pasan las aves».

Explicó que al emparejar el suelo en la zona de dunas de San Isidro, entonces los huracanes impactarán directamente a los veracruzanos y de paso la destrucción de los humedales ante la fuerza de los vientos del norte.

«En la zona de La Mancha, San Isidro y El Farallón hay dunas enormes, eso amortigua la velocidad de un fenómeno natural, eso nos ha salvado de los huracanes, por eso el servicio meteorológico a veces dice que el huracán viene para La Mancha y se van para otro lado, pero no es que se equivoquen sino que ahí Las Dunas protegen a los humedales y a nosotros como seres vivos», comentó.