El presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados, dijo que buscarán «dar más dientes» a la Profepa, Conagua y Semarnat, a fin de realizar acciones eficaces en pro del medioambiente.

Fuente: Mi Morelia

El presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento, diputado Kamel Athie Flores, afirmó que el caso de la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi, provocada por la Mina Cananea, evidencia las «irrisorias multas» que se aplican a quien comete este tipo de delitos contra el medio ambiente.

«Aun y cuando no haya las multas establecidas, la compañía minera debe comprometerse a resarcir, además, los daños provocados a todas las familias y los trabajadores que están sufriendo las consecuencias de este desastre ecológico», enfatizó.

Por tanto, aseguró que la comisión impulsará el incremento de multas y penas para quien contamine los recursos hídricos.

En entrevista, el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aseguró que uno de los problemas para la detección de personas y empresas que generan contaminantes es la falta de personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para realizar las inspecciones, así como la lentitud para generar las sanciones.

«Se debe aplicar de forma más eficaz la legislación vigente», subrayó el diputado.

Agregó que en la nueva Ley General de Aguas, que se elabora en la Cámara de Diputados, buscarán «dar más dientes» a la Profepa, Conagua y Semarnat para que puedan llevar a cabo acciones más eficaces para la protección del medio ambiente.

Athie Flores advirtió que la contaminación de las aguas nacionales significa también una reducción en las fuentes de abastecimiento del vital líquido para uso humano.

«Debemos resolver todos el problema de la contaminación y lo primero es hacer conciencia de que no se debe tirar basura, para no tapar los canales, ni las coladeras», señaló.

Consideró que la población necesita que el gobierno garantice los espacios adecuados para depositar la basura que se genera y evitar así la contaminación de los cuerpos de agua.

Por último, expresó que deben buscarse nuevas fuentes de financiamiento para adquirir plantas de tratamiento de aguas residuales, que sean modernas y funcionen mediante energías limpias.

Cabe destacar que el pasado 6 de agosto, 40 mil metros de ácido sulfúrico fueron derramados en el río Sonora a causa de las operaciones de la Mina de Cananea, Buenavista de Cobre Grupo México, mismo que contaminó el cauce que atraviesa por seis municipios de la entidad.