Minera Autlán, que se ubica en la carretera Gómez Palacio-Gregorio García kilómetro 9.5, en los terrenos del ejido Aquiles Serdán y El Cariño, sigue contaminando ante la indolencia de Ecología Municipal, cuyo titular Hugo Leonel Salas Ramírez, sigue de vacaciones desde hace dos semanas.

Fuente: Yancuic

Los pobladores de ese sector, piden a los tres órdenes de gobierno, activen a sus dependencias para que detengan la polución que despide esta empresa, dedicada a la extracción y manejo de mineral.

Y aun cuando Autlán cumpliera con sus niveles, un Municipio y sus alrededores debe estar libre de este tipo de contaminación ambiental, de la presencia en el entorno de cualquier agente (físico, químico o biológico) o bien de una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que sean o puedan ser nocivos para la salud, la seguridad o para el bienestar de la población, o bien, que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal.

También se puede impedir con este tipo de fenómenos, el uso normal de las propiedades y lugares de recreación y goce de los mismos.

La contaminación ambiental es también la incorporación a los cuerpos receptores de sustancias sólidas, líquidas o gaseosas, o mezclas de ellas, siempre que alteren desfavorablemente las condiciones naturales del mismo, o que puedan afectar la salud, la higiene o el bienestar del público.

Al respecto, Jorge Calero, exregidor, tras ser entrevistado al respecto, comentó que es lamentable que este tipo de fundidoras sigan expidiendo este tipo de contaminantes, que sin duda dañan la salud de los laguneros.

Si bien es cierto que el progreso tecnológico exige este tipo de empresas para paliar la crisis, el desempleo y la pobreza, también es cierto que se requiere cumplir con las normas ambientales, pero Autlán no lo hace.

«Vivimos en un mundo de acelerado crecimiento demográfico, pero por otra parte, se altera el medio, llegando en algunos casos a atentar contra el equilibrio biológico de nuestro entorno, y por ello creo que sí debe medir riesgos este tipo de empresas», dijo.

Lo cierto es que mientras hay contaminación, polución de bióxido de carbono, el titular de Ecología, quien se niega a contestar las llamadas de los medios de comunicación, sigue vacacionando como si en Gómez Palacio no hubiera qué hacer.

Hugo Leonel Salas Ramírez, el titular, es capaz, pero esta vez se ha tirado a la hamaca en un departamento al que poco le ha entendido el panista y exregidor.

Se requiere en estos momentos supervisar la empresa y ponerle un hasta aquí, porque los habitantes de Aquiles Serdán y El Cariño ya no soportan este tipo de contaminación.