Hasta el Congreso del Estado de Baja California Sur llegaron las protestas ciudadanas en contra de la minería a cielo abierto. El Frente Ciudadano por la Defensa del Agua y la Vida, conformado por distintos sectores sociales y liderado por el ingeniero Juan Ángel Trasviña Aguilar, presidente de la asociación civil ambientalista Medio Ambiente y Sociedad (MAS), exige que los diputados locales se posicionen definitiva y oficialmente en contra de cualquier proyecto minero que ponga en riesgo el entorno natural y la salud.

Fuente: BCS Noticias

Los manifestantes ofrecieron un listado a los presentes para firmar en apoyo a sus solicitudes. La carta de firmas se ofreció a distintos diputados, pero ninguno de éstos aceptó rubricar. Asimismo, desde San Antonio llevaron al reciento legislativo varios litros de agua con arsénico, para demostrar el daño que ha provocado la minería en sus poblados.

Trasviña Aguilar lamentó que ciertos legisladores, en su mayoría del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se declaren a favor de los mega proyectos mineros, asegurando que éstos no afectan los mantos acuíferos de BCS ni a su población. Si necesitan cátedra los diputados, dijo, «se las damos».

«Queremos aclararle su ignorancia», precisó el presidente de MAS, refiriéndose en particular al senador Isaías González Cuevas, líder nacional de la CROC, señalando que «ha estado apoyando a las mineras».

«El señor Juan Sánchez, que también es líder de la CROC, sabemos que tiene un acuerdo con Minera México. Isaías definitivamente sería el peor candidato a gobernador que pudiera llegar».

«¡Fuera minas, corruptos!» se escuchaba en altavoces y gargantas de los manifestantes, mientras la diputada Guadalupe Olay Davis amenazaba con tomar «medidas más fuertes». Después del discurso del panista Luis Armando Pérez Murrieta, que discurrió en contra de minería El Arco, los manifestantes no permitieron que la sesión de Congreso se desarrollara fluidamente.