El titular de la Procuraduría Estatal de Medio Ambiente, Dalos Vargas Rodríguez, advirtió que al menos mil minas a cielo abierto en situación de abandono se han detectado en todo la entidad veracruzana, situación que calificó de grave pues no hay quien se haga responsable de que cumplan con los requisitos de protección civil y el reblandecimiento de tierra y deslaves sigue aún latente.

 

Fuente: El Golfo

En entrevista el funcionario recordó que mucho de los deslaves en la temporada de lluvias del año pasado, fueron provocados en su mayoría precisamente por las minas a cielo abierto.

«Los muertos que hubo el año pasado fue por reblandecimiento de tierras y fue por un mal manejo de estas minas. Tanto las graveras, pedreras, areneras deben tener una normatividad que dicta esta procuraduría y las secretarías de Medio Ambiente y Protección Civil y ninguna de estas minas cumplieron con estas normatividades que cada dependencia les dicta».

Y agregó: «Cada vez que van a hacer un revestimiento de una carretera o alguna brecha buscan la mina más cercana, las empresas las aprovechan y lo deja en vertical y se van. Muchos empresarios ya se fueron, ahora tenemos que buscar a los ejidatarios para que hagan las cosas como deben ser».