En la ruta 40, a 200 metros al Norte del puente de Albardón una camioneta se encontró casi de frente con el camión Fiat Iveco de la empresa Viento Andino, que transportaba más de 30 toneladas de emulsión de abanitrato de amonio a una mina de Jáchal. Esa sustancia mezclada con gas oil es utilizad como explisivo, conjunto al que se denomina «Anfo».

 

Fuente: Diario De Cuyo

La ruta 40 fue escenario del caos y la muerte ayer en la madrugada cuando una camioneta supuestamente se cruzó de carril e impactó contra un camión tanque cargado con una sustancia peligrosa, en cercanías del puente de Albardón. Las consecuencias del choque fueron fatales para el conductor del primero de los rodados que murió aplastado debido a que parte del vehículo de carga le pasó por encima, indicaron fuentes policiales.

Tan destruida quedó esa camioneta Chevrolet Blazer que los bomberos tuvieron que cortar y levantar el techo para retirar el cadáver de su conductor, un técnico electricista llamado Néstor Fabricio Verón (30), indicaron en la Seccional 18va. El muchacho trabajaba haciendo mantenimiento en una calera y, según la Policía, al momento del accidente aparentemente volvía de un boliche de Albardón.

Se supone que Verón se dirigía rumbo a su casa en el B° Aramburu, Rivadavia, cuando sufrió la tragedia en su Chevrolet alrededor de las 5.50 sobre la ruta 40, a 200 metros al Norte del puente de Albardón. Fue en ese tramo que se encontró casi de frente con el camión Fiat Iveco de la empresa Viento Andino, manejado por Rubén Ignacio Rosales (44), quien llevaba más de 30 toneladas de emulsión de nitrato de amonio a una mina de Jáchal, informaron las fuentes. Esa sustancia se ocupa para mezclarla con explosivos y por suerte no hubo un derrame, explicó un jefe policial.

Los datos recogidos por la Policía indican que la Chevrolet se cruzó al carril por donde transitaba el Iveco y lo impactó en la punta. En ese primer impacto, el camionero supuestamente perdió el control y se fue hacia su izquierda. En esos instantes fue que el costado de su chasis y del acoplado aplastaron parte de la camioneta, provocando la muerte inmediata de Verón. El camión recorrió unos 20 metros y terminó volcando sobre el guardarrail de la mano contraria. El chofer de ese vehículo salió golpeado y perdió una pieza dentaria, pero estaba bien, dijeron.