Pese a que la Iglesia Católica de El Salvador denunció «la amenaza fatal» que representa la mina Cerro Blanco, ubicada en Jutiapa, Guatemala, el presidente Otto Pérez, aseguró que no existe contaminación alguna ni riesgo en el área y que próximamente se reunirá con autoridades de ese país para despejar dudas.

Fuente: Siglo 21
El mandatario expresó: «Nosotros somos responsables, como Guatemala. Estamos en territorio guatemalteco, son recursos del país y, por supuesto, estamos en la mejor disposición para platicar y discutir con autoridades de El Salvador para despejar cualquier duda que ellos tengan».

Según Pérez, la mina Cerro Blanco no está activa. «El Ministerio de Ambiente y la División de Recursos Hídricos han realizado constantes chequeos para ver si efectivamente hay contaminación, y los reportes oficiales es que no hay ninguna contaminación ni riesgo de que esta se produzca».

El gobernante indicó que «no hay porque levantar un tema, porque no hay ninguna contaminación».

Anunció que «para evitar desinformaciones que grupos interesados están queriendo levantar», la próxima semana habrá una reunión entre representantes de los gobiernos salvadoreño y- -guatemalteco.

Ayer, el arzobispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chavez, se pronunció en contra de las actividades mineras en Cerro Blanco.