El ente de control informó que en una auditoría realizada a Ingeominas, correspondiente a la vigencia 2010, detectó 8 hallazgos fiscales, por un valor de $70.767 millones, 150 hallazgos administrativos y 26 disciplinarios.

Fuente: Radio Caracol

05/11/2011. Dentro de los hallazgos administrativos, el más relevante, son las debilidades encontradas en el catastro minero en donde se evidencia que la liquidación realizada por medidas y ubicación de algunos títulos mineros, presentan inconsistencias en el registro en el catastro minero nacional.

Por otro lado el ente de control explicó que al aplicativo Catastro Minero Colombiano-CMC se le ha efectuado inversión de $ 5.545 millones, desde la vigencia 2004, pero la Contraloría evidenció que este sistema no viene funcionando adecuadamente; como consecuencia no está cumpliendo con las necesidades del Instituto Instituto Colombiano de Geología y Minería.

En cuanto a las debilidades en el Registro Minero Nacional, Ingeominas, no cuenta con un registro actualizado como medio de autenticidad y publicidad de los actos y contratos de los títulos mineros con derecho a explorar y explotar minerales en el territorio nacional.

En cuanto a los expedientes mineros el ente de control observó que hay incumplimiento reiterado en el seguimiento y control de las pólizas mineras y ambientales

También la Contraloría explicó que desde el año 2001, Ingeominas ha otorgado unas 1.000 concesiones mineras entre títulos, licencias y autorizaciones temporales en zonas de reserva forestal, sin tener en cuenta el requisito descrito en el Código de Minas, que exige previamente ser analizada la zona por la Autoridad ambiental.

La Contraloría también explicó que Ingeominas no posee una base de datos de los mineros que deben pagar anualmente el canon de los títulos mineros que están en la etapa de exploración. Por lo que no se puede evidenciar el valor real de la cartera. Superficialmente el ente de control dice que por intereses y multas el detrimento patrimonial es de $115.832.3 millones de pesos.

También la Contraloría pudo establecer que tal situación se presenta en algunos títulos, que nunca fueron explorados, inscritos en el registro minero o presentan errores de fondo en el registro de las áreas, falencias que no fueron corregidas a tiempo.

En el proceso de liquidación y recaudo de regalías se evidenció que Ingeominas no cuenta con información confiable que permita establecer cuántos títulos mineros deberían pagar, pero existen cifras entre 2.000 y 3.000 títulos que deberían pagar regalías, pero sólo se están presentando entre 500 a 1.000 autoliquidaciones de regalías.

También en el Grupo de Promoción, Ingeominas trasladó para la vigencia de 2007 la suma de $848 millones como presupuesto a ejecutar para el mejoramiento de la productividad y competitividad en el sector de San Pedro Frío, en el departamento de Bolívar, y a la fecha la auditoría observó que el proyecto no fue ejecutado.

Igualmente, se observó que por concepto de Interventoría contratada con la Gobernación de Bolívar se canceló el valor de $84 millones de pesos a pesar de no haberse ejecutado el proyecto. Por lo anteriormente enunciado se constituye un hallazgo con incidencia disciplinaria y Fiscal por valor de $ 932 millones de pesos.

El catastro minero en Ingeominas fue manipulado para favorecer intereses económicos y políticos

Cuando el pasado 30 de mayo, el entonces ministro de Minas, Carlos Rodado Noriega, dijo que en Ingeominas había una verdadera piñata con los títulos mineros, quedó planteado que una corrupción muy grande tenía lugar en el instituto.

Caracol Radio investigó y encontró los presuntos vínculos entre varios congresistas y excongresistas, la mayoría de ellos conservadores, con el Instituto durante los últimos años, quienes buscaban favorecimiento mediante contratos y títulos mineros y el modus operandi utilizado por delincuentes para aprovecharse de las debilidades del sistema de información del Catastro Minero.

Según varias personas allegadas a la entidad, que están dispuestas a declarar ante la Fiscalía y la Procuraduría, entre 2007 y 2010, fue constante el desfile de nueve congresistas por la sede de Ingeominas, quienes se dirigían sin registrarse a la oficina del entonces director Mario Ballesteros, a quien el Gobierno le pidió la renuncia en octubre del año pasado en medio de las múltiples irregularidades detectadas.

En el listado se destaca que la mayoría de los congresistas que visitaban asiduamente el Ingeominas, son conservadores, siete en total y además tres de ellos están detenidos en la cárcel La Picota por «parapolítica» y estafa. Otro ya purgó su pena por nexos con grupos paramilitares.

Según el testimonio de varios trabajadores de Ingeominas, en esos tres años, era común ver la fila de camionetas blindadas en los parqueaderos de la entidad, y de acuerdo con esas personas, eran los siguientes.

-Exsenador conservador Ciro Ramírez, boyacense, condenado por «parapolítica», salió de la cárcel La Picota el pasado 16 de junio.

-El expresidente del Congreso, Luis Humberto Gómez Gallo, conservador, tolimense, condenado en mayo a nueve años de cárcel por «parapolítica».

-El expresidente del Congreso, Hernán Andrade, conservador del Huila. Tiene investigaciones por presuntos nexos con los cabecillas del desfalco a Cajanal, -Edgar Eulises Torres –Exrepresentante a la Cámara por Cambio Radical. Tiene influencia en Istmina, zona minera del Chocó. Condenado a 9 años de cárcel en mayo de 2011 por nexos con paramilitares.

-Gerardo Piamba, exrepresentante a la Cámara conservador del Cauca. Llamado a juicio y capturado por estafa agravada y urbanización ilegal, -Augusto Posada – representante a la Cámara por Antioquia del partido de la U. Llegó al Congreso en 2006.

-Marino Paz Ospina, exrepresentante a la Cámara conservador por el Valle del Cauca entre 2006 y 2010, Jorge Hernando Pedraza – senador conservador de Boyacá.

-Juan de Jesús Córdoba, senador conservador de Boyacá. Según algunas personas cercanas al Congreso, sería cuota política de Ciro Ramírez.

El objetivo de la visita de la mayoría de los congresistas era «averiguar por contratos» o en su defecto, pedir que les dieran acceso al Fondo Nacional de Regalías.

Intentamos comunicarnos con los congresistas y excongresistas mencionados, pero ninguno contestó su teléfono celular. Estamos pendientes a que respondan cuál fue su relación con Ingeominas.

Pero eso no es todo, Caracol Radio conoció la totalidad de un informe que emitió la Procuraduría el pasado 30 de agosto, en respuesta al trabajo del exministro Carlos Rodado y de director actual de Ingeominas, Oscar Paredes, en el que halló que la dirección del instituto en el 2008 habría puesto en grave riesgo el ejercicio de la actividad minera por mal manejo del Catastro Minero Colombiano, que es el que se encarga del registro de contratos de concesión y la autorización temporal de terrenos, que se suscriben entre las empresas privadas e Ingeominas.

Dice la Procuraduría que el Catastro Minero es un «sistema inseguro, desconfiable y riesgoso en su operación pues se encontró que la clave de la información minera en Colombia era de conocimiento de un número amplio de personas».

Dentro de los hallazgos encontrados está que a pesar de conocer las falencias del sistema, se expidió el Decreto que permitió la vigencia del nuevo Catastro Minero que entró en vigencia el 1 de julio de 2008 durante el periodo en el que fue director de Ingeominas, Mario Ballesteros.

Por estos hechos la Procuraduría señaló que eventualmente podrían ser responsables disciplinariamente el Ministro de Minas, Hernán Martínez Torres, como presidente del Consejo Directivo de Ingeominas.

En el caso de Martínez Torres, la Procuraduría citó un ejemplo grave sobre su presunta omisión frente a las fallas del sistema de Catastro Minero: firmó el acta de una de las reuniones donde se discutieron los sabotajes a la plataforma como si hubiera presidido la sesión del consejo, pese a que no participó en la misma.

Según la Procuraduría, también podrían ser responsables en materia disciplinaria, el Consejo Directivo de Ingeominas de la época y su director, Mario Ballesteros, así como su Secretario General, el jefe de la Oficina de Control Interno, el director de Servicio Minero, el subdirector de Contratación y Titulación Minera y el Subdirector de Fiscalización y ordenamiento Minero.