Las comunidades responsabilizan al Estado, a las fuerzas militares y a las grandes empresas mineras por las violaciones a los derechos humanos que se vienen presentando.

Fuente: Notimundo2.blogspot.com |

28/09/2011. Nueva denuncia de atropellos: Colombia, Cauca.La Fundación Territorios por Vida Digna y otras organizaciones sociales unidas contra el despojo denunciaron ante la comunidad nacional e internacional el atentado del que fue víctima el líder del consejo comunitario de Afrosiso, Esenover Grueso, el pasado 25 de septiembre.

Según la denuncia, aproximadamente a las 9:30 de la noche del pasado domingo, paramilitares fuertemente armados irrumpieron violentamente en la vivienda de Grueso, quién milagrosamente logró escapar al darse cuenta a tiempo del atentado.

Esenover Grueso hace parte del proceso organizativo que busca la conservación de los territorios ancestrales donde desarrollan la pequeña minería artesanal (barequeo y mazamorreo) para la subsistencia.

Las comunidades de la zona, principalmente de la vereda Lamedero, jurisdicción del municipio La Sierra, se encuentran bastante atemorizados por la situación y solicitaron solidaridad y vigilancia por lo que pueda pasar.

«Este hecho no es aislado», señala la fuente, quién además denuncia que hay una serie de amenazas y señalamientos contra de integrantes de Afrosiso, debido a su lucha de resistencia y defensa del territorio, afectado por la gran minería que está llegando con retroexcavadoras, dragas, motobombas, motores y químicos como cianuro y mercurio, en el que participan personas y como Carboandes.

Las poblaciones afectadas denunciaron que el atentado es una retaliación por acciones que vienen desarrollando las comunidades como el retiro de retroexcavadoras y maquinaria del cauce del río Esmita, en los límites de los municipios de El Tambo y la Sierra.

El miércoles 13 de julio de 2011, el Ejército Nacional puso en peligro a los habitantes de la región al emitir por su radioemisora mensajes invitando a «desmovilizarse a presuntos insurgentes» que están haciendo presencia en el territorio de influencia del proyecto minero, contra el cual las comunidades vienen haciendo resistencia.

El anterior hecho ocurrió en el momento en que la empresa Carbonades había anunciado el inicio de explotación minera en la vereda Lamedero.