«La mayor tragedia urbana del mundo»: El inminente colapso de una mina amenaza a una ciudad en Brasil. El alcalde de Maceió valoró el despliegue de Defensa Civil, pero avanzó que están «preparados para la peor situación posible».

La Municipalidad de Maceió, capital del estado brasileño de Alagoas, decretó el jueves el estado de emergencia por un período de 180 días ante el inminente colapso de una mina de sal de roca. El escenario es más que dramático, en palabras de la propia autoridad distrital.

El alcalde de Maceió, João Henrique Caldas, calificó  el suceso como «la mayor tragedia urbana del mundo, en curso» en entrevista con la cadena de noticias CNN Brasil.

La situación en Maceió se tornó crítica debido al inminente colapso de las minas de Brasksen. La Prefectura declaró el Estado de Emergencia y evacuó barrios enteros y el hospital.

              ImagenImagen

En noviembre se registraron al menos cinco temblores que obligaron a los responsables de seguridad municipal a desalojar 27 familias del barrio de Mutange, por orden judicial. Alrededor de 350 profesionales le dan seguimiento al hundimiento, apuntó Caldas.

«Todo el plan de contingencia está funcionando, los protocolos están siendo estrictamente seguidos por la Defensa Civil de Maceió, que ya se comunicó con todas las autoridades pertinentes», afirmó.

En 2018, esta zona de Brasil ya padeció un hundimiento de suelo que forzó al desplazamiento de 55.000 habitantes.

Caldas enfatizó que el principal objetivo de la Municipalidad es salvar vidas, pero aclaró que manejan varias hipótesis de colapso. «Nos preparamos para la peor situación posible, pero esperamos que sea de forma más suave», agregó.

Señalamientos

La empresa minera Braskem informó en un comunicado que la situación se viene intensificando y se están tomando todas las medidas apropiadas para reducir el impacto.

El área de peligro está desalojada casi al 100 % y la zona de la mina «se encuentra aislada desde el martes por la tarde».

Sin embargo, varias personas ya se han pronunciado en contra de la compañía, como la diputada Erika Hilton, quien arremetió contra Braskem y habló de «crimen ambiental», por lo cual llamó al Gobierno Federal y a los tribunales a acometer una acción urgente.

«La impunidad no puede seguir siendo la regla y el pueblo no puede seguir siendo rehén de las ganancias privadas de las empresas mineras. Lo que queremos es el castigo más ejemplar para Braskem«,  manifestó en X.

Fuente: RT