La empresa también tiene problemas en su país, ya que recurrió a la justicia por una deuda y apenas se la redujeron en un 5 por ciento. El caso podría afectar a otras multinacionales.

 

Fuente: Minuto Uno

La minera Vale, que suspendió el emprendimiento «Potasio Río Colorado» en Mendoza, también tiene problemas en Brasil donde un fallo de la Corte Suprema redujo sólo 5 por ciento su deuda impositiva de 15.500 millones de dólares, y deja el resto de sus obligaciones en manos de cortes locales, informaron fuentes empresarias.
Sin embargo, el fallo fue considerado como «una gran victoria» por el consejero general de Vale, Clovis Torres, quien en relación con el fallo judicial consideró que «será una gran reducción en la carga impositiva» de la compañía.

Los otros 29.000 millones de reales de la deuda de Vale bajo las regulaciones del 2001, impuestas por el gobierno brasileño, siguen sin respuesta por parte de las cortes, tras más de una década de litigios.

La minera Vale suspendió en la Argentina el proyecto para la extracción y exportación de potasio en Mendoza, y el tema fue debatido el último martes en el Senado, en una audiencia en la que funcionarios nacionales acusaron a la firma de no cumplir con la ley.

La empresa argumentó su retiro del proyecto, que contemplaba obras en cinco provincias argentinas, a un supuesto «aumento de costos» que «duplicará la inversión» de 6.000 millones de dólares que habían pautado inicialmente.

Unos 3.000 trabajadores resultarían afectados por esta decisión de la empresa brasileña, por lo que el Ministerio de Trabajo extendió por otros 30 días el plazo de la conciliación obligatoria, que vence originalmente el 18 de abril próximo.

Pero la decisión judicial del tribunal brasileño, acerca de la constitucionalidad de las normas tributarias brasileñas para filiales extranjeras, sólo resolvió estimaciones de impuestos nacionales de Vale entre los años 1996 y 2001.

Ese periodo abarca mayormente una cuenta de impuestos de 1.500 millones de reales, más intereses y multas, correspondiente al 2007 por las ganancias de unidades extranjeras de Vale entre 1996 y el 2002, según un reclamo que hizo la firma ante los reguladores de activos.

Al dejar el caso sin resolver en forma completa, la Corte elevó el riesgo regulatorio y político a otras multinacionales brasileñas, como el fabricante de aeronaves Embraer SA y al gigante constructor Odebrecht SA, según la prensa brasileña.