Comunidades indígenas del sudeste del país, saquearon y quemaron las oficinas de la mayor empresa minera, subsidiaria de la japonesa Sumitomo, que explota la mayor mina de plata del país, exigiendo a sus administradores, del grupo japonés Sumitomo, una compensación por daños al medio ambiente y obras de desarrollo regional.

 

 

 

Artículos relacionados:

 

Fuente: Los Tiempos, Prensa Latina y ANSA

16/04/2010El portavoz de la gobernación de Potosí, Percy Durán, dijo que los manifestantes tomaron y quemaron las oficinas de la empresa minera San Cristóbal en la estación ferroviaria Avaroa en la frontera con Chile a 510 kilómetros al sudoeste de La Paz.

Los campesinos destruyeron documentos y equipos de la mina San Cristobal, una de las mayores productoras de plata, zinc y plomo del mundo, 1.800 kilómetros al suroeste de La Paz, en una región cercana a la frontera con Chile.

La protesta comenzó el lunes con el corte de la ruta ferroviaria por donde salen hacia puertos de Chile los minerales de exportación. Se agravó hoy debido a que las autoridades se negaron a negociar bajo presión.

Según un corresponsal de la cadena de radio Erbol, los campesinos «rompieron los vidrios, sacaron equipos y quemaron documentación de control de carga». «Exigimos atención a nuestras demandas. La empresa saquea nuestros recursos naturales. Queremos resarcimiento de daños y que el gobierno atienda nuestras demandas de desarrollo» regional, declaró por teléfono a radio Fides el dirigente campesino Mario Mamani.

Según Erbol entre 900 y 1.000 personas mantienen la protesta en la zona que está a 4.000 metros de altura. El ferrocarril conecta con el puerto chileno de Antofagasta.

Campesinos de la provincia Nor Lípez, de Potosí, y otras 30 comunidades vecinas mantienen desde hace cinco días un cerco al yacimiento y bloquean la vía del ferrocarril a Chile reclaman la electrificación de la zona, caminos, la sede de la oficina encargada de impulsar la explotación del litio, instalación de antenas de telefonía celular y denuncian que San Cristóbal monopoliza el uso de aguas y temen contaminación de los acuíferos.

El gobierno descalifica la protesta

El ministro de Minería, José Pimentel, calificó de «político» el conflicto y dijo que los pedidos no competen al gobierno central sino a la gobernación de Potosí. «Deberían venir hasta acá (La Paz) a plantear sus problemas», declaró el viernes.

El gobierno boliviano instó hoy a replegarse a los pobladores que asaltaron la mina de San Cristóbal, en la región sureña de Potosí, y comenzar el diálogo con la prefectura de ese departamento.

Protesta en las vías del saqueoEn conferencia de prensa, el vicepresidente del país suramericano Álvaro García invitó a los manifestantes a acudir a las conversaciones, una iniciativa de Mario Virreyra, actual prefecto potosino, para resolver las demandas.

Por su parte, el presidente del comité cívico de la región de Abaroa, en la provincia Nor Lípez, Mario Mamani, insistió que el problema no será solucionado si autoridades, tanto del gobierno, la prefectura y la empresa minera San Cristóbal no se presentan en el lugar.

El dirigente dio un plazo de 48 horas, de lo contrario, advirtió que se tomarán otras medidas extremas, como destruir el mineral que se encuentra en 80 contenedores.
Los campesinos exigen a la empresa compensaciones «por el uso hasta ahora gratuito» y la contaminación de las reservas de agua de la región y que el gobierno atienda otras demandas de desarrollo regional.

San Cristóbal no se pronunció por el momento

La otra compañía afectada es la empresa Ferroviaria Andina de capitales chilenos. Su gerente Eduardo MacLean dijo a la AP que desde el lunes están varados en la ruta férrea 130 vagones con concentrados de minerales no sólo de San Cristóbal sino de otras empresas.

«Las pérdidas son millonarias, Ferroviaria Andina mueve 25.000 toneladas de concentrados de mineral por semana», señaló. «Las empresas mineras también tienen grandes pérdidas porque tienen compromisos de exportación», acotó.

La minera San Cristóbal logró el año pasado ganancias por unos 1.000 millones de dólares, y sólo pagó 35 millones por impuestos de explotación minera, según informe del Ministerio de Minería.

Protesta de las comunidades en la vía del saqueoSan Cristóbal produce desde 2006 a diario unas 1.300 toneladas métricas de concentrados de plata y zinc, además de 400 toneladas métricas de plata y plomo.

Sumitomo adquirió en 2009 la totalidad de las acciones que su socio Apex Silver Mines tenía en la mina.

MacLean dijo que las oficinas de la ferroviaria no fueron tomadas pero advirtió que si los manifestante vuelcan al piso los minerales de los vagones podría ocasionar contaminación. «Han comenzado actos de vandalismo que esperábamos no ocurran», sostuvo.
Los minerales son el segundo rubro de exportación del país después del gas natural.