«Lo que fue el Cerro Rico de Potosí, va a ser sustituido por los recursos evaporíticos del Salar de Uyuni; a esa dimensión va a tener la economía del litio; el Presidente Evo Morales ha apostado con toda su energía moral, política, social y económica y ha dicho que la economía del litio no va a salvar solamente a Potosí, va a salvar a Bolivia», dijo el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

 

Fuente: Oxígeno
La autoridad hizo estas declaraciones en una entrevista brindada a medios estatales, donde analizó la economía del departamento de Potosí, destacando que se pasará de la minería tradicional a la no tradicional, como es el caso del litio, que también es tomado como un proyecto energético.

«Por lo tanto estamos hablando de uno de los productos que van a ingresar al mercado con un altísimo nivel de demanda global que son las baterías de litio. La industria del litio se va a transformar probablemente en la columna vertebral de lo que va a significar el boom económico de Potosí en los próximos 20 o 30 años», añadió.

De esta forma, pese a que el Estado tendrá el monopolio de esta industria o economía, Quintana también informó que en algún momento tendrán que asociarse con otras empresas expertas en la industria del litio, principalmente por la debilidad tecnológica del país.

Etapas e inversión

Para la primera etapa piloto o semi-industrial, se hizo una inversión de $us 17 millones, a través de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), esta fue puesta en marcha durante la presente gestión.

La segunda fase, para el desarrollo de la planta industrial requerirá un crédito de $us 485 millones por parte del Banco Central de Bolivia (BCB) y se estaría poniendo en marcha el año 2015 aproximadamente.

Finalmente, para la etapa de industrialización se requerirá una inversión de $us 400 millones, que sería puesta en marcha una vez concluida la planta industrial.