En el marco de una medida de fuerza popular sin precedentes, asambleas ambientalistas del NOA y Cuyo realizaron ayer, en forma simultánea, bloqueos en diferentes rutas del país contra vehículos portadores de insumos de explotaciones mineras. Uno de los cortes se realizó sobre la ruta Nº 337, que une Amaicha del Valle con la ciudad catamarqueña de Santa María.

 

Asambleas socioambientalistas de diferentes partes del país se unieron en su lucha contra las megas explotaciones mineras y realizaron durante gran parte de la jornada de ayer cortes de ruta simultáneos a través de los cuales se impidió el paso a vehículos -principalmente camiones- cargados de insumos destinados a diferentes yacimientos.

En el marco de un plan de lucha consensuado entre organizaciones del NOA y Cuyo vinculadas a la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), se mantenían hasta la tarde de ayer bloqueos simultáneos sobre la ruta Nº 337, que une Amaicha del Valle con la ciudad catamarqueña de Santa María; en el paso fronterizo de Uspalla (Mendoza) en la ruta internacional Nº 7; en la localidad de Cerro Negro, sobre la ruta Nº 40 en Belén, Catamarca y en el cruce de diferentes vías con la nacional Nº 38 en Patquía, a 70 kilómetros de la ciudad de La Rioja.

En los Valles Calchaquíes, integrantes de la ONG Pro-Eco junto a organizaciones sociales e integrantes de comunidades originarias de Tafí del Valle, Amaicha del Valle, Santa María, Fuerte Quemado, entre otros, confirmaron a PRIMERAFUENTE que lograron impedir el paso de varios vehículos (especialmente camionetas) que se dirigían hacia Minera Alumbrera.

En el lugar se repartieron a volantes sobre el daño ambiental que causan las explotaciones mineras a gran escala y se recolectaron firmas en adhesión a las campañas nacionales por la derogación del Código Minero y leyes afines y en repudio al proyecto minero de Agua Rica.

La lucha a lo largo de la codiciada Cordillera

Patquía fue el sitio elegido para realizar otro punto de protesta en el corazón cuyano. Su elección no es caprichosa: en un punto, la ruta nacional 38 se une a las rutas provinciales 150 y 74, estratégicas dentro del comercio minero.

Allí, bajo un sol agobiante, unos 70 vecinos de diferentes ciudades de La Rioja y Catamarca supieron impedir el paso de decenas de camiones portadores de cal, nitrato de amonio y ácido sulfúrico destinados, según sostuvieron, a Minera Alumbrera y a las explotaciones ubicadas en San Juan.

Se trata de una zona en la que, con diferentes grados de avance, se intentan desarrollar más 30 proyectos mineros. «Hay exploraciones y varios permisos en Famatina por parte de la Barrick Gold, por dar apenas un ejemplo. Ahora encima el Gobierno nacional dio vía libre a la empresa china Shandong Gold para explotar la mina El Oro, ubicada en el cerro Famatina, a unos 30 kilómetros de Chilecito», explicó Cecilia Matta quien desde la mañana de ayer participó de la medida de fuerza en suelo riojano.

«Es una lucha contra el modelo depredador que beneficia a muy pocos. Acá se trata no sólo de defender las montañas sino el agua y la tierra por eso estamos aquí. En vez de viajar, optamos por destinar nuestras vacaciones a la defensa de nuestros recursos», agregó Matta en diálogo telefónico.

En plena zona cordillerana, Luis Sánchez, relató la difícil misión de frenar el paso de enormes moles andantes que intentan abastecer a las mineras mendocinas y sanjuaninas a través de un corte emplazado en Uspallata, sobre la ruta internacional a Chile.

«Debemos soportar el sol, los insultos, las amenazas de los gendarmes, las causas judiciales contra muchos compañeros, pero aquí estamos. Se trata de resistir la política prominera del de Celso Jaque (gobernador mendocino) y el sistema extractivo y saqueador basado en la megaminería y la exportación masiva de soja», advierte Sánchez, integrante de la Asamblea Popular por el Agua. Uno de los proyectos más temidos es el de San Jorge. Allí se intenta extraer cobre y oro en una explotación que promete arrasar al valle de Uspallata, a 90 kilómetros al noroeste de la capital mendocina y 2.500 metros de altura.

La lucha antiminera también se replicó, en paralelo, en la ciudad catamarqueña de Belén. En la zona de Cerro Negro, sobre la ruta nacional Nº 40 -paso obligado de vehículos que se dirigen hacia Minera Alumbrera, Agua Rica, Filo Colorado y las decenas de proyectos en territorio riojano- integrantes de asambleas de Tinogasta, Andalgalá y Choya, entre otras, tuvieron la misión de hacer oír su voz de resistencia desde el epicentro de una de las zonas más codiciadas por las multinacionales mineras.