afiche_no_minera_sxUna filial en México de la empresa canadiense Teck Cominco, líderes en la producción de zinc y carbón en el mundo se retiró del municipio de Cocula; México, ante los diversos conflictos que tuvo que enfrentar con los vecinos que se opusieron debido al real peligro de contaminanción de la cuenca del Balsas. Desde el año 2007 llevaron adelante un movimiento para expulsar a las mineras de sus tierras. El plan de lucha incluyó un bloqueo de 26 días en los accesos que conducen a la mina y la «confiscación popular» de la maquinaria pesada de la poderosa empresa, que hasta la fecha mantienen en su poder. Fuente: http://www.lajornadaguerrero.com.mx

Media Luna se fue de Cocula por conflictos con ejidatarios:
MARLEN CASTRO CHILPANCINGO, 21 DE DICIEMBRE.

El secretario de Desarrollo Económico del estado, Jorge Peña Soberanis, informó que el corporativo canadiense Teck Cominco, cuya filial en México era la empresa Media Luna, se retiró del municipio de Cocula ante los diversos conflictos que tuvo que enfrentar para continuar con las operaciones y por el retraso que ello le ocasionó.

Media Luna era una filial en México de la empresa canadiense Teck Cominco, uno de los corporativos líderes en la producción de zinc y carbón metalúrgico en el mundo y comenzó a desarrollar trabajos de exploración en una veta de oro en el municipio de Cocula a principios de 2007.
Sin embargo, a los pocos meses de los trabajos de exploración, un grupo de ejidatarios se opusieron a los estudios alegando que el corporativo contaminaba la cuenca del Balsas y comenzaron un movimiento para expulsarlos de sus tierras.
Los ejidatarios le retuvieron maquinaria pesada a la poderosa empresa que hasta la fecha la mantienen en su poder.
Peña Soberanis indicó que de manera oficial Media Luna cerró operaciones el pasado fin de semana y el lunes 16 se retiraron por completo.
Explicó que el corporativo tenía un retraso de un año y ocho meses en sus trabajos y ahora con la crisis económica los inversionistas no pudieron sostener más sus operaciones en Guerrero y se vieron obligados a cerrar.
El funcionario criticó el retiro de la empresa minera, sobre todo, por la cancelación de fuentes de empleo y reprochó que los ejidatarios hayan asumido esa actitud porque era una oportunidad de desarrollo.
Expuso que la crisis mundial obligó a la empresa canadiense a cerrar sus operaciones, pues era imposible sostener la inversión.
Aseguró que si la empresa no hubiera enfrentado todos los conflictos con los ejidatarios para este momento la planta estaría instalada y comenzaría la explotación de los metales que ahí se encuentran.
Pero el retraso hizo que la crisis económica los encontrará a la mitad del proyecto, pero además con la maquinaria retenida, entonces los inversionistas tomaron la decisión de retirarse.