Luego de realizar los estudios de factibilidad correspondientes, la junta directiva de Pan American Silver aprobó una inversión de capital de aproximadamente 37,8 millones de dólares para construir la mina subterránea La Morocha y financiar actividades hasta el punto de producción comercial. De acuerdo a la legislación que beneficia a las empresas mineras, la «inversión» deberá sumar en sus ganancias el apoyo fiscal estatal ya que por ella le serán reembolsados 3,6 millones de dólares del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de todas las compras de la minera, además de otra docena de excensiones y reducciones impositivas, arancelarias y cambiarias.

Fuente: Huella Minera

El estudio recomienda el desarrollo del depósito La Morocha como una mina subterránea, distante 145 km del lugar de procesamiento, el cual se realizará en la planta del yacimiento Manantial Espejo de Pan American Silver, en la zona de la localidad de Gobernador Gregores.

Según el estudio, “el mineral que se entregará a Manantial Espejo para su procesamiento se estima en 474 mil toneladas, a 721 gramos por tonelada de plata. Las onzas de plata recuperadas de la vida de la mina se estiman en 8,9 millones», que significarán unos u$s 152.724.000 que representan el 96% del total de los ingresos del proyecto. «El total de onzas de oro recuperadas se estima en 5.100”, que representan u$s 6.726.000 adicionales.

“Los trabajos de pruebas metalúrgicas confirman que el molino Manantial Espejo es adecuado para procesar el mineral de La Morocha a un costo ligeramente más alto por tonelada que el mineral de Manantial Espejo. La recuperación de oro y plata se estima en un promedio del 81%”, señala el análisis, que estima “una producción minera estimada y una tasa de transporte de mineral de 600 toneladas por día durante las operaciones pico”.

Además, se indica que “el método de minería será principalmente de corte y relleno posterior al pilar, usando rocas de desmonte no consolidadas para el relleno. El mineral será transportado a la superficie por camiones mineros y luego transportado por carretera a la planta de procesamiento Manantial Espejo, ubicada a 145 kilómetros al sur de Joaquín”, detalla el texto.

Asimismo, remarca que “el desarrollo de la rampa de descenso de acceso subterráneo está programado para comenzar en el segundo trimestre de 2018, con la primera producción de mineral a partir de finales de 2019 y hasta el final de 2021”.

“Se estima que la inversión de capital de desarrollo del proyecto de $ 37.8 millones (excluyendo $ 3.6 millones de IVA reembolsable) se incurrirá durante 2018 y 2019, y se anticipa que se financiará con el flujo de caja generado a través de las actividades operativas de la compañía”, finaliza el informe.