No se hizo esperar la respuesta al anuncio de la creación de una empresa minera estatal que realizó en Bariloche el gobernador Alberto Weretilneck. «No queremos cianuro Nacional y Popular», definió la asociación ecologista Piuke. Foto Alejandra Bartoliche.

Fuente: Bariloche 2000

03/02/2012. El gobernador Alberto Weretilneck anunció este jueves en Bariloche que en las próximas dos semanas se presentará un proyecto de ley para crear una empresa minera provincial.

En la oportunidad afirmó que el gobierno no piensa que la minería «tiene que ser un negocio para que se lo lleven empresas extranjeras» y que el Estado «tiene que ser socio, participar del proyecto, explotación y ganancias» porque «somos absolutamente concientes de que la minería y el petróleo son recursos que tenemos hoy y que se lo estamos quitando a futuras generaciones».

La respuesta de la asociación ecologista Piuke -una de las organizaciones que marchan cada miércoles en Bariloche-, no se hizo esperar y fue categórica: «no queremos cianuro nacional y popular» definieron en alusión a la contradicción que representa un proyecto «nacional y popular» con la promoción de una actividad legislada por las leyes -neoliberales y privatistas- del gobierno peronista de Carlos Menem.

Desde Piuke subrayaron que el cuestionamiento «pasa por el método de megaminería a cielo abierto con uso de sustancias tóxicas más allá de que el que lo lleve adelante sea una empresa estatal o privada»

Por otra parte, rechazan el ingreso al territorio provincial y nacional de «capitales especulativos» y de «corporaciones mineras trasnacionales».

«En esta asociación el Estado provincial es un socio minoritario ya sea por la participación en la sociedad como en la escala de capitales que manejan cada uno, lo que hace vulnerable a cualquier estado provincial frente al poder de dichas corporaciones mineras», indicaron.

«No estamos de acuerdo en decidir nosotros que parte de la naturaleza le vamos a dejar a las generaciones futuras ya que ellas no pueden, como es obvio, opinar hoy», finalizaron en un comunicado en el que ratificaron su «contundente NO a la megaminería a cielo abierto, SI al cuidado del agua, NO al cianuro, SI a la vida».