Rio NeuquenCarmen de Patagones, Buenos Aires y Viedma, Río Negro, Argentina – 04/08/08. Conclusiones de los temas desarrollados por la Asamblea de Ciudadanos Autoconvocados por la Sanidad de los Ríos Limay, Neuquén y Negro, recabadas tras nuestras respectivas reuniones del 26 de julio y el 1 de agosto, llevadas a cabo en las ciudades de Carmen de Patagones y Viedma.
Por Asamblea de Ciudadanos Autoconvocados por la Sanidad de los Ríos Limay, Neuquén y Negro

Rio Neuquen Conclusiones de la Asamblea del día 26 de Julio – Escuela Islas Malvinas – Patagones

Informamos que participaron como invitados: Oscar Echeverría, como Presidente del Consejo de Ecología y Medio de Ambiente de la Provincia de Río Negro (CODEMA), acompañado por el ingeniero Aldo Sisul, del Departamento Provincial de Aguas (DPA), y el ingeniero Juan Carlos Ricca, de la empresa Aguas Rionegrinas Sociedad Anónima (ARSA), a quienes esta Asamblea les agradece su asistencia.

• Contradicciones “a la carta”

Según es la amplia conclusión de esta Asamblea, las expresiones de los funcionarios dejó una sensación de desconección, subestimación, contradicción y confusión con respecto al estado de contaminación cloacal, industrial, agroquímica, petrolera y de residuos urbanos que hoy degradan la cuenca del lago Nahuel Huapi y los ríos Limay, Neuquén y Negro; situación de desorden que nos alienta aún más a continuar con el encaminamiento cultural, político, legislativo, ejecutivo y judicial que paulatinamente dispone esta Asamblea, a fin de sanear y prevenir todo foco de contaminación de nuestros apreciados lagos y ríos patagónicos.

La reflexión escrita por una asambleísta al respecto del tema citado, resume nuestro pensamiento: “Después de escuchar tantas palabras y palabras con respecto al río Negro, sólo me quedo con tres frases que expresan la contradicción de quienes tienen la obligación de cuidar el ambiente: Aldo Sisul, del DPA dijo, con énfasis, que: ‘El río está SANO’, Juan Ricca, de ARSA dijo: ‘El río no está TAN CONTAMINADO como el Río de la Plata’, y Oscar Echeverría, del CODEMA, dijo: ‘Venimos trabajando por la SANIDAD del río’. P/D: Que cada cual saque sus propias conclusiones”.

• Agroquímicos

El presidente del CODEMA manifestó su apreciación sobre la comercialización y uso de agroquímicos en Río Negro, afirmando que estaban perfectamente controlados por ellos en toda la provincia, y que en la actualidad trabajaban en la recolección de 100 toneladas de envases plásticos agroquímicos. Entre los serios retruques expuestos por los asambleístas sobre su aseveración, se le indicó que los envases agroquímicos deben de ser recolectados y reciclados por quienes lo expenden; que a nosotros lo que realmente nos preocupa es el destino del contenido de esa inmensa cantidad de envases de venenos y fertilizantes agroquímicos, y que al menos en el Valle Inferior los agroquímicos se venden y utilizan sin control alguno; aseveración a la cual Echeverría respondió reconociendo tal certeza. A continuación desde la Asamblea se leyeron los términos de la Ley M Nº 2.175 que regula todas las acciones relacionadas con plaguicidas y agroquímicos en Río Negro, la cual indica que es el Ministerio de Producción la autoridad de aplicación de la referida Ley, y no el CODEMA.
Es importante recordar que este tema ya fue tratado anteriormente por la Asamblea, por cuanto se decidió consultarle a los organismos responsables de las provincias de Buenos Aires, Neuquén y Río Negro sobre el control, comercialización y uso de agroquímicos establecido en sus respectivas provincias, requerimiento expuesto en la nota en la que esta Asamblea recopila firmas en la actualidad.

• Responsables

Con relación al organismo responsable por el control de la sanidad de la cuenca, es dable informar que nuestra Asamblea se atiene a los términos de la Ley 23.896 del Senado y Cámara de Diputados de la Nación; la Ley 1.651, decreto 2.197 de la Pcia. de Neuquén; la Ley 10.452 de la Provincia de Buenos Aires; y la Ley 2.088 de la Provincia de Río Negro, las cuales denominan a la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro —AIC— como el organismo responsable en administrar, usar, controlar y canalizar la financiación de las obras que garanticen, con absoluta prioridad, la preservación ambiental de la cuenca que conforman el lago Nahuel Huapi y los ríos citados, afirmación sobre prioridad ambiental que no solamente ha de ser sostenida por la responsabilidad cultural y moral de quienes velan por la sanidad del río, sino también que es obligada por el Art.41 de la Constitución Nacional que indica “El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley”.

Aclaramos que: no porque afirmemos que la AIC es el principal organismo responsable por la sanidad de la cuenca, no tenemos en cuenta la responsabilidad que por la contaminación cloacal, industrial, agroquímica y petrolera señala a cada una de las municipalidades lacustres y ribereñas; al Departamento Provincial de Aguas DPA de la Provincia de Río Negro, a la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires, y al Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) de la Provincia de Neuquén, como organismos necesariamente partícipes y responsables de cada foco de contaminación.

• Planta de Tratamiento de Residuos Cloacales

Con respecto a los diversos reclamos de los asambleístas por el volcado directo de los residuos cloacales de la ciudad de Viedma, vergonzosamente, no fue comprometida una fecha para su recomposición final. El ingeniero Ricca manifestó que la probabilidad técnica del colapso de la planta de tratamiento fue informada al DPA hace ya cinco años atrás; y señaló que, de todos modos, debido al permanente incremento de la población, aun reparada, la planta será insuficiente para tratar con corrección el volumen total de los residuos, y que volverá a colapsar dentro de cinco años; por eso, se contempla su ampliación o bien el traslado a un área de secano (principio propiciado también por esta Asamblea), y que es necesario que se destinen mayores aportes financieros para los sistemas de saneamiento de la provincia.

A partir de esas afirmaciones, los asambleístas expresaron fuertes comentarios por el estado de desidia, irresponsabilidad y riesgo sanitario de consentir “hasta no se sabe cuando” el volcado crudo de las cloacas de Viedma. La Asamblea señaló que en el mismo período en que se anunció la probabilidad técnica del colapso de la planta, a la vez se construyó la costanera de Viedma, obra pública promovida por la Municipalidad de Viedma, avalada por el DPA, y financiada por la AIC.

Con respecto a este tema, la Asamblea recomendó que el procedimiento judicial que pudiera ejecutarse por infringir la Ley de Aguas 2797/1891 “que prohibe arrojar efluentes cloacales crudos al río”, y el Artículo 41 de la Constitución Nacional sobre prioridad de recomponer ante el daño ambiental, sea específicamente dirigido a la persona conductora del organismo responsable (AIC, Municipalidad de Viedma, DPA, en este caso), dado que si se ejecuta al organismo, seríamos los propios ciudadanos contribuyentes quienes pagaríamos luego la multa judicial dispuesta.

Con relación a los aportes impositivos ciudadanos, es de considerar que la AIC recibe y administra el 1,5% de las regalías hidroenergéticas producidas por cada una de las siete represas asentadas en los ríos Limay y Neuquén, impuesto que cada contribuyente paga a través de su factura de energía eléctrica, aporte público que tal como la Ley indica debe ser destinado con absoluta prioridad a la preservación ambiental de la cuenca, por ejemplo, para financiar las plantas de tratamiento de efluentes que las ciudades y las industrias precisen.

• Plantas de Tratamiento de Residuos Industriales

En el marco de los distintos planteos que se le realizaron al ingeniero Aldo Sisul, del DPA, sobre las plantas de tratamiento de residuos industriales, respondió que estaba legalmente permitido que las industrias asentadas en centros urbanos volcaran sus residuos a la red cloacal y de drenaje; confirmación de trascendental importancia, ya que nos obliga a contemplar que cuando se refiera a plantas de tratamiento de residuos cloacales de una comunidad, se debe entender que ésta es en realidad una: “Planta de Tratamiento de Residuos Cloacales e Industriales Urbanos”.

La importancia de este principio se da porque, según indica la norma actual para el control sanitario de la cuenca, los cálculos relacionados con la capacidad de autodepuración del río son evaluados según la materia orgánica contenida en los residuos cloacales volcados sin contemplar la suma de los elementos tóxicos provenientes de las industrias. En consecuencia, debemos sumar también los elementos contaminantes de las industrias que en forma legal y clandestina, vuelcan sus residuos a las redes de drenaje que, luego, desembocan al río. “Según un informe oficial del DPA, hasta el año 2007 existían 844 empresas empadronadas en el Registro de Usuarios de Cuerpos Receptores Hídricos y un total de descarga de efluentes, en el Alto Valle, de 2.250.000 m3/mes (www.eco-comarca.com.ar)”; volumen al cual le debemos adicionar los efluentes industriales (y cloacales, y de agroquímicos, y petroleros) volcados a los ríos Neuquén y Limay en la provincia de Neuquén.

En la actualidad, a través de la nota en la que recolectamos firmas, esta Asamblea canaliza los medios para consultar, a través de la AIC, sobre la calidad, cantidad y sistema actual de tratamiento de efluentes de cada una de las industrias de las provincias de Neuquén, Río Negro y del Partido de Patagones, que en forma directa o indirecta, descargan sus efluentes a los lagos, embalses y los ríos de la cuenca. Y también canaliza el reclamo interprovincial legislativo para que ya ningún tipo de industria cuyos efluentes contengan elementos tóxicos no degradables, puedan asentarse en las riberas y/o volcar sus residuos en el cauce del lago Nahuel Huapi, ni en los ríos Limay, Neuquén y Negro.

• Contaminación del agua y más contradicciones

Con relación a la contaminación del agua de la cuenca, tanto Ricca como Sisul afirmaron que el agua del río no estaba contaminada, afirmación que basaban en la realización de permanentes análisis en todo la extensión de su cauce, que confirmaban su sanidad, y cuyos resultados cumplían con las normas establecidas para su control sanitario.

Con respecto a esta afirmación, manifestamos que este tema de la calidad del agua del río basada en controles efectuados en su curso, ya fue ampliamente debatido en nuestra Asamblea del pasado día 24 de abril, cuando, atentos al preocupante incremento de enfermedades gastrointestinales (originadas por un norovirus), alteraciones dérmicas y patologías oculares, tratamos entonces el problema con diversos organismos sanitarios nacionales, municipales, provinciales y médicos particulares de ambas ciudades, a fin de establecer el origen de tales patologías, sin que los organismos ni los profesionales médicos se pusieran de acuerdo sobre el origen, hídrico o no, de las patologías presentes en la comunidad, y esto cuando ya toda la sociedad sabía que la ciudad de Viedma volcaba sus residuos cloacales en forma directa al río, y que necesariamente su corriente ascendente arrastraba los excrementos y otros residuos domiciliarios a los balnearios de Viedma y Patagones, y también hasta las bocatomas de agua potable de ambas ciudades. Atentos entonces a reconocer lo inconsistentes, confusos y engañosos que resultan los análisis sobre la calidad del agua efectuados en el ámbito del río, sobre todo cuando los residuos cloacales, industriales, agroquímicos y petroleros que le son volcados ya fueron diluidos y dispersos en el volumen de su caudal, esta Asamblea propicia la promulgación de un “Nuevo Protocolo para el Resguardo de la Calidad, Sanidad y Vitalidad del Agua de la cuenca del lago Nahuel Huapi y los Ríos Limay, Neuquén y Negro”, norma a ser formulada a partir de que los efluentes cloacales e industriales sean analizados antes de que tomen contacto con el agua del río, y desde allí determinados en su cantidad y calidad concluida en base a una constante establecida entre la cota mínima de agua volcada al río, y su límite natural de auto depuración.

Es de reconocer que fueron los mismos funcionarios del DPA y ARSA quienes luego contradijeron su afirmación sobre la sanidad del río, como por ejemplo cuando Sisul reconoció que: “hay sectores del río que están más contaminados que otros” (sic)… ¿Entonces cómo dijo antes que “esta sano”? O sea… también cuando desechó la contaminación del agua del Canal de los Milicos, afluente del río Neuquén, desdeñando el repugnante olor a podrido que emanan sus aguas, o bien cuando ante el reclamo de una joven asambleísta sobre “la muerte de los pequeños peces del río”, respondió que desconocía el tema, pero que esto era algo normal, por causas naturales o, entre otros factores podía deberse a la falta de oxígeno del agua del río”.
El reconocimiento de la falta de oxígeno o eutroficación del agua del río, es una afirmación de extrema preocupación, ya que consiente la notable proliferación de algas que hoy consumen el oxígeno del agua de la cuenca, fitoplancton generado en los embalses de las represas, propiciado por la transparencia artificial del agua, nutrido por los elementos orgánicos de las cloacas y fertilizantes agroquímicos volcados al agua, y potenciado por el insuficiente caudal mínimo de 300m3 actualmente obligado de volcar a las represas.

Luego de que Ricca aseverara que el agua del río no estaba contaminada, una asambleísta cuestionó entonces “¿Por qué en la Isla Jordán de Cipolletti está prohibido bañarse?… Su inmediata respuesta fue: “Sí, pero eso viene de Neuquén”; afirmación que indica una actitud de desdeño e incomunicación interprovincial al respecto de la contaminación de la cuenca, realidad sobre la cual esta Asamblea señala como primer responsable a la AIC.

• Obras necesarias versus obras prioritarias

Al respecto de esta cota mínima de 300m3 de agua obligada a volcar al río por las represas hidroenergéticas, un asambleísta manifestó su preocupación por el proyecto de construir un canal de riego en el Partido de Patagones, dado que el mismo demandará un enorme volumen de agua que comprometerá el cauce hídrico frente a Viedma y Patagones, afirmación tras la cual Ricca manifestó que también habrá de provocar el ingreso de una lengua de agua salada al río proveniente del mar, la que habrá de perjudicar la provisión de agua potable a la villa marítima El Cóndor.

En el mismo orden, un representante vinculado a una ONG local, manifestó que su organización estaba trabajando en un proyecto urbanístico e industrial centrado en el área de secano del valle inferior de la Provincia de Río Negro, por cuanto que la cota mínima de agua obligada de volcar al río no resultaría suficiente para el consumo de la población (prevista en 250.000 familias), ni tampoco para el desarrollo industrial del proyecto en cuestión; para manifestar luego que “aquí la cuestión no pasa por andar limitando proyectos de desarrollo local o regional como consecuencia del bajo caudal de agua obligado de volcar al río, sino por trabajar todos juntos para que ese mínimo de 300m3 de agua sea de inmediato incrementado, en principio para aumentar el nivel de oxígeno preciso por el agua del río, y en función a las necesidades habitacionales, productivas y desarrollistas de quienes habitamos aguas debajo de las represas.

Es importante aclarar que la cota mínima de 300m3 se dispone y regula en función a la demanda de agua requerida para la generación de energía eléctrica para proveer a la red eléctrica de la Nación.
Reiteramos que existe un proceso cultural, político, legislativo, ejecutivo y judicial trazado por esta Asamblea destinado a recomponer, de ahora en más, cada uno de los focos de contaminación cloacal, industrial, agroquímico y petrolero que acechan la naturaleza del lago Nahuel Huapi y los ríos Limay Neuquén y Negro, encaminamiento al cual esta Asamblea está dispuesta a concretar.

• Informe de los temas tratados en el Acta de Continuidad de la Asamblea

Fue confirmada la posición de nuestra Asamblea de Ciudadanos Autoconvocados por la Sanidad de los Ríos Limay, Neuquén y Negro, tras ser invitada a participar en la próxima reunión entre el Concejo Deliberante de Viedma y el Honorable Concejo Deliberante de Patagones, a realizarse en este último municipio en el día de mañana martes 5 de Agosto de 9 a 11 horas. Los temas acordados de tratar son los siguientes:
• La consulta sobre el funcionamiento del sistema de tratamiento cloacal e industrial urbano de las ciudades de Viedma y Patagones.
• La idea de prevalecer el concepto de cuenca, ante toda determinación vinculada al saneamiento de la misma.
• La integración de los Concejos Deliberantes lacustres y ribereños vinculados a la cuenca para tratar en forma conjunta la recomposición de cada uno de los focos de contaminación cloacal, industrial, agroquímica, petrolera y de residuos urbanos volcados a la cuenca.
• Presentación de los informes legales que señalan a la AIC como responsable de administrar los fondos públicos hidroenergéticos con prioridad al saneamiento de la cuenca.
• Los fundamentos ambientales y desarrollistas destinados a incrementar el caudal mínimo del río.
• La solicitud de realizar una consulta a los ciudadanos e instituciones locales, a fin de determinar la localización de la planta de tratamiento de efluentes de Viedma en una zona de secano.
• Periodicidad de la presente reuniones a fin con la Sanidad del Río.

Se acordó que, de concretar desde esta Asamblea una acción judicial vinculada con la contaminación cloacal e industrial urbana del río, la misma será dirigida a los funcionarios conductores del Organismo responsable, y no al Organismo en cuestión.

Se trató el encaminamiento judicial a adoptar a fin de incautar o confiscar los fondos que por regalías hidroenergéticas son recaudados y administrados por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), que no tengan como absoluta prioridad la recomposición de cada uno de los focos de contaminación cloacal, industrial, agroquímica, petrolera y de residuos urbanos que con total impunidad, hoy son volcados al agua de la cuenca del lago Nahuel Huapi y de los ríos Limay, Neuquén y Negro.

Fueron confirmadas las comisiones para la redacción de las diferentes notas a dirigir a la AIC, respecto de solicitarle un informe puntual sobre los sistemas de tratamiento de efluentes de cada una de las ciudades, industrias y comercios de las provincias de Río Negro, Neuquén y Buenos Aires, quienes en forma directa o indirecta a través de sus redes cloacales y de drenajes vuelcan sus efluentes al agua de la cuenca. Tal requerimiento será acompañado con la adhesión de la firma de, por ahora, 3.800 ciudadanos neuquinos, rionegrinos y bonaerenses.

Se acordó la apertura de una cuenta bancaria en el Banco Nación, encabezada por tres asambleístas, cuyos fondos serán destinados al desarrollo de la Asamblea.

Se realizó una reseña sobre los contactos hasta ahora realizados con ciudadanos, ONGs y Asambleas de Bariloche, Plottier, Cipolleti, Roca y de la Ciudad de Neuquén, a fin de tratar en forma conjunta la recomposición de cada efluente contaminante de la cuenca del Nahuel Huapi, Limay, Neuquén y Negro.

Se informó sobre la actividad docente realizada por miembros de la Asamblea en Escuelas de Viedma y Patagones, que se extenderán a otras escuelas rionegrinas, neuquinas y bonaerenses, y el planteo sobre las actividades promocionales y culturales realizadas y a concretar.

Se planteó la posibilidad de realizar una próxima Asamblea en alguna localidad lacustre y o ribereña a la cuenca. Se acordó que nuestra próxima Asamblea se realizará en el CEM 4 de Viedma, el sábado 30 de agosto, a las 15 horas. Convocamos a todos los ciudadanos interesados.

“Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano, y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. (Art. 41 d Presentación de los informes legales que señalan a la AIC como responsable de administrar los fondos públicos hidroenergéticos con prioridad al saneamiento de la cuenca.

ASAMBLEA DE CIUDADANOS AUTOCONVOCADOS POR LA SANIDAD DE LOS RÍOS LIMAY, NEUQUÉN Y NEGRO

J.J. Biedma 87 – CP 8504 – Carmen de Patagones – 02920 464.222

unopatun@rnonline.com.ar www.eco-comarca.com.ar
Un crédito del Banco Mundial para sanear colas de uranio de Malargüe

Mendoza, Argentina – 04/08/08. El Banco Mundial aprobó un crédito de 30 millones de dólares para que la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) realice la remediación de las más de 700.000 toneladas de colas de uranio que yacen en el corazón de ese departamento del Sur. Resolver los pasivos dejados por la CNEA es un paso clave para los planes de desarrollo del sector que tiene pensado el Gobierno nacional, pues Mendoza puso como requisito indispensable para hablar de reapertura de la actividad en Sierra Pintada, cumplir con el saneamiento.
Fuente: diario Los Andes
Se trata de basura dejada a cielo abierto luego de que se cerraran los proyectos de explotación y tratamiento de uranio , y que no fueron tratados correctamente. El lugar ha sido denunciado por organizaciones locales e internacionales por ser un foco potencial de contaminación para la población debido a la exposición constante a la radiación.
El organismo encargado de dirigir el proyecto es la CNEA. Según adelantaron desde ese organismo, se realizará una licitación internacional para adjudicar los trabajos de saneamiento explicó Aníbal Núñez, gerente del Proyecto de Restauración Ambiental (Pramu).
El crédito, que será entregado a través del BIRF, apunta a que los trabajos de Mendoza sean una prueba piloto para el resto del país. Es que de los 30 millones de dólares, 15 serán usados de manera directa para los trabajos de campo en Malargüe.Y en base a esa experiencia se iniciarán estudios en, al menos, otras 7 provincias en las que hay pasivos ambientales similares.
Otra parte del dinero irá a fortalecimiento institucional, con la idea de apoyar el desarrollo de mejoras ambientales en la actividad minera.

«El reacondicionamiento y restauración de minas cerradas es un proceso relativamente nuevo en la Argentina; por lo tanto, hay poca experiencia en el cierre y limpieza de minas. El proyecto asegurará que la herencia de anteriores actividades y cierres del sector minero sea conducido de acuerdo a las mejores prácticas internacionales y con procedimientos adecuados de consultoría y monitoreo», dijo Pedro Alba, director del Banco Mundial para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.
La remediación y los plazos
El proyecto de saneamiento fue elaborado por la CNEA hace varios años. La idea es preparar el terreno para el depósito final de las colas de uranio de manera que se eviten filtraciones al subsuelo. En este caso, no se usarán membranas, sino sedimentos naturales. El depósito será cerrado también con sedimentos. Esa superficie luego puede ser forestada o aprovechada con otros usos. «Es un sistema que garantiza seguridad por 200 años. Responde a todas las exigencias ambientales y permitirá un uso sustentable del terreno», aseguró Núñez. Según los cálculos de los especialistas, la remediación final demandará tres años de trabajo intensivo.
Resolver los pasivos dejados por la CNEA es un paso clave para los planes de desarrollo del sector que tiene pensado el Gobierno nacional, pues Mendoza puso como requisito indispensable para hablar de reapertura de la actividad en Sierra Pintada, cumplir con el saneamiento.
La planta de Malargüe comenzó a operar en 1954 y cerró en 1986. La actividad del complejo de Malargüe consistía en la extracción de uranio y la producción de concentrado de ese mineral.
Luego la producción se enviaba a Córdoba para que fuera procesado y usado, luego, como matera prima en las centrales nucleares (para producir energía atómica). Desde que cesaron los trabajos, quedaron depositadas como montañas las toneladas de residuos de producción de uranio, a pocas cuadras del centro de la ciudad. El proyecto financiado por el Banco Mundial no incluye a la planta y los residuos depositados San Rafael (ver aparte). El encargado de pagar el préstamo es la Nación, que deberá devolver el dinero en 30 años, pero empezará a pagar dentro de cinco.