Respecto a lo que dice del uso del cianuro en las bodegas, es bueno saber que es una práctica muy antigua y que si bien la legislación la permite, las bodegas ya no la practican por los peligros que presenta la misma. Sumado a que mejoras en la tecnología de la producción del vino, no hacen necesaria aplicarla tampoco. Porque una actividad genere contaminación vamos a justificar que otra contamine. Puede ser una trampa pensar: «Bueno, si ellos hacen las cosas mal ¿porqué nosotros no podemos?».

Por Leandro Nosal publicado en el diario Los Andes

05/09/2011. Es mi deseo a través de la presente responder a la carta que el señor geólogo Martín Carotti publicó en este mismo diario el día lunes 29 de Agosto de 2011 sobre «¿Quiénes son los envenenadores del agua?»

Soy ingeniero agrónomo egresado de la Universidad Nacional de Cuyo y como tal debo reconocer que la agricultura es una actividad que en muchísimos casos contamina. Contamina suelos, aguas y comunidades enteras en algunos casos extremos (se debería revisar a fondo lo que está haciendo el monocultivo de la soja en la Argentina).

Ahora, no porque una actividad genere contaminación vamos a justificar que otra contamine. Puede ser una trampa pensar: «Bueno, si ellos hacen las cosas mal ¿porqué nosotros no podemos?».

Al contrario, deberíamos poner todo nuestro esfuerzo, y más que nunca ahora que la ciudadanía ha demostrado preocupación por el tema, para que a todas las prácticas contaminantes de agua, sean de la industria que sea, se les ponga fin en nuestra provincia.

Le pido que si sabe de pozos que están en malas condiciones vaya al Departamento General de Irrigación y haga la denuncia correspondiente. Pues es con el accionar comprometido de los ciudadanos que un pueblo crece y mejora.

Respecto a lo que dice del uso del cianuro en las bodegas, es bueno saber que es una práctica muy antigua y que si bien la legislación la permite, las bodegas ya no la practican por los peligros que presenta la misma. Sumado a que mejoras en la tecnología de la producción del vino, no hacen necesaria aplicarla tampoco.

Estoy convencido de que podemos ser mejores y debemos buscar serlo. Si hemos logrado que no se permita el uso de cianuro en la minería por ser una práctica contaminante, podemos ir por más.

Probablemente ahora a lo que tenemos que apuntar es a una agricultura más ambientalmente sostenible (sin olvidarnos que la población crece y la demanda de alimentos también) y lograr una ciudadanía más responsable a la hora de utilizar nuestros limitados y preciados recursos hídricos.

Leandro Nosal – DNI 30.536.682