Más de 1.000 mendocinos, y otros tantos automovilistas que se sumaron a la causa con bocinazos de apoyo a su paso se concentraron durante casi siete horas ayer en el nudo vial de Costanera y Vicente Zapata para rechazar el proyecto minero San Jorge (Uspallata) y la actividad minera a cielo abierto. Así lo hicieron saber por medio de banderas, pancartas, remeras y cánticos que se extendieron durante toda la mañana y hasta las 7 de la tarde, lapso en el que los asambleístas y autoconvocados permanecieron en uno de los puntos más transitados de Capital.

Pese al corte, el desvío de tránsito y las demoras que trajo aparejada la manifestación, la mayoría de los automovilistas se solidarizó con los manifestantes.

«El agua no se negocia»

Desde pasadas las 10, representantes de la Asamblea Popular por el Agua y de las distintas asambleas departamentales -Uspallata, General Alvear, Capital, Lavalle, Maipú, Valle de Uco y la zona Este- fueron llegando al punto de encuentro.

En el lugar también se dieron cita agrupaciones universitarias y mendocinos autoconvocados que, respondiendo al llamado que se hizo por las redes sociales, fueron a dejar bien en clara su postura.

«Además de rechazar el proyecto San Jorge y cualquier otro megaminero contaminante, estamos acá para exigirle a los legisladores provinciales que traten y rechacen el proyecto en la Legislatura. Está hace cinco meses y nadie ha pedido siquiera tratarlo. Ellos saben la cantidad de movilizaciones que hemos hecho, que Mendoza no quiere ni a San Jorge ni a ningún proyecto que contamine el agua. Pero sabemos que no lo quieren tratar en esta época de elecciones», destacó Tania Cruz, una de las voceras de la protesta.

«El agua de Mendoza no se negocia» fue una vez más la frase que se escuchó -y leyó, en banderas y carteles- durante toda la jornada de ayer, Incluso, los asambleístas habían colgado del puente del viaducto varias pancartas en rechazo a la minería contaminante.

«Creemos que la Legislatura está en condiciones de rechazar el accionar de San Jorge. Argumentos hay de sobra. Sería bueno que los legisladores dejen de jugar a las escondidas y lo rechacen», destacó por su parte Alder Corsanigo, referente de la asamblea de Uspallata, quien resaltó. «No queremos ser el segundo San Juan».

En el lugar se instaló una carpa en el que radios comunitarias transmitieron en vivo lo que iba ocurriendo. Tampoco faltaron los que, irónicamente, se vistieron de negro con una máscara representando a la muerte y llevaban carteles pidiendo que los dejen entrar a San Jorge.

Demorados pero conformes

Desde las 11, cuando comenzó el corte con mayor fuerza, y hasta la tarde en que se levantó, miles de automovilistas fueron desviados en la zona del Cóndor y en Vicente Zapata, antes del nudo.

«La verdad que la causa es más que justa. Más allá de generar un embotellamiento y demoras, pareciese ser la única forma que hay para que se escuche este pedido, que es fundamental para nuestra provincia y nuestros hijos», destacó Juan Carlos (33), uno de los automovilistas que se solidarizó con los manifestantes.

En tanto, el senador y candidato a intendente de Las Heras, Guillermo Amstutz, llegó a la movilización y, ni bien fue identificado, fue repudiado y se le exigió que se retire. «Para un emprendimiento así (por San Jorge) es imprescindible el consenso de la ciudadanía», dijo antes de dejar el lugar.