Manifestación de desagravio al Gra.San Martín y contra la megamineríaOrganizaciones de vecinos de Mendoza el 17 de agosto organizó en la Plaza San Martín de la ciudad de Mendoza, un acto de desagravio a la memoria del Libertador. Consideraban que su figura había sido gravemente humillada por el gobernador sanjuanino, José Luis Gioja, cuando en enero de este año reeditó el cruce cordillerano del Gran Capitán, pero esta vez el sanjuanino lo hizo portando la bandera canadiense y acompañado por el embajador de ese país. La mayoría de las mineras que se han instalado en nuestra cordillera son canadienses lo que representa la sumisión y el servilismo hacia quien nos está saqueando y contaminando.

Desagravio al Libertador San Martín y movilización contra la minería contaminante

Por Coordinadora por el Agua y los Bienes Comunes

22/08/2010. La recientemente organizada Coordinadora por el Agua y los Bienes Comunes ya había tenido su bautismo de fuego el 20 de junio en la localidad mendocina de Tupungato. En aquella oportunidad sus integrantes se introdujeron de improviso en el desfile organizado por el gobierno de esa provincia, y cosecharon cerrados y cálidos aplausos de todos los sorprendidos tupungatinos cuando hicieron el despliegue de sus coloridos carteles: «No al oro, sí a la vida», «Defendemos la 7722», «No a la minería contaminante», «No a la mina San Jorge», entre otros.

Cuando los socioambientalistas se pararon de frente al palco oficial con todos sus carteles, cundió el desconcierto entre los funcionarios presentes, incapaces de articular alguna respuesta elegante que los sacara del incómodo trance. Algunos tupungatinos, entonces, se animaron a manifestar a viva voz su rechazo a la minería contaminante en Mendoza.

Pero ahora la Coordinadora fue por más y el 17 de agosto organizó en la Plaza San Martín, en el centro mismo de la ciudad de Mendoza, un acto de desagravio a la memoria del Libertador. Consideraban que su figura había sido gravemente humillada por el gobernador sanjuanino, José Luis Gioja, cuando en enero de este año reeditó el cruce cordillerano del Gran Capitán, pero esta vez el sanjuanino lo hizo portando la bandera canadiense y acompañado por el embajador de ese país (la mayoría de las mineras que se han instalado en nuestra cordillera son canadienses, por lo que éste no es un hecho anecdótico ni ingenuo, sino que representa la sumisión y el servilismo hacia quien nos está saqueando y contaminando).

La primera oradora marcó las profundas diferencias entre San Martín y Gioja. «…Es un oprobio, es una vergüenza que, invocando el nombre de quien fuera el Libertador de América, este funcionario haya hecho exactamente lo contrario de lo que propuso nuestro máximo prócer: donde San Martín escribió «liberación», Gioja garabateó «dependencia»; donde el Libertador puso sacrificio y generosidad, el gobernador sanjuanino puso intereses personales para su propio beneficio; donde San Martín liberó territorios a costa de sangre criolla, Gioja aplaude la entrega de esos mismo territorios; donde el General renunció a todo merecido honor, el sanjuanino se llenó de inmerecidas felicitaciones por ser un funcionario servil y obsecuente….»

Mezclado con las banderas de las organizaciones que componen la Coordinadora, se leían todas las consignas que identifican a esta lucha. Un grupo de vecinas de los barrios populares habían dibujado carteles con enormes garrafas, con la consigna «el gas es para las familias, no para la mina» (foto), en alusión a la mina Potasio Río Colorado. Recordemos que la mina consumirá un millón de metros cúbicos por día, luego de que la Legislatura ratificara vergonzosamente su instalación en Malargüe. El gas ya es un bien escaso (especialmente en los días fríos que hemos vivido) y las familias de esos sectores dependen de la «garrafa social», imposible de conseguir cuando el termómetro baja.

El gobernador Gioja junto al embajador canadiense en el cruce de Los AndesLa segunda oradora, una joven vecina de Uspallata (donde se piensa instalar la mina San Jorge), leyó otro documento, esta vez referido directamente a la Coordinadora (a la que ella pertenece). Luego de hacer mención al método de «flotación de los metales», que piensa implementar esta mina, hizo un juego de palabras «…todo es cuestión de «flotación»: de mantener a flote una economía capitalista cuyo principal fin es el lucro excesivo de pocos al precio de la marginación, también excesiva, de muchos. Este sistema ha convertido todo en «recursos»: recursos humanos, recursos naturales. Los seres humanos se convierten en «recursos humanos» y son para explotar su mano de obra y extraer más y más ganancias al menor costo posible; los bienes naturales dejan de ser tales para convertirse en «recursos naturales» y están también ahí para su extracción indiscriminada, sin pensar en las generaciones futuras, que carecerán por completo de aquello que hoy este sistema dilapida….»

Luego del acto de desagravio, las alrededor de 700 personas presentes se movilizaron por las calles de Mendoza, manifestando su rechazo a toda forma de minería contaminante, mientras que por un altavoz se iban leyendo algunos de los datos siderales que manejan las mineras.

La movilización llegó por fin a la Legislatura provincial, donde los referentes locales y los invitados especiales (llegados desde Buenos Aires para la ocasión), manifestaron su posición sobre este problema que afectará la calidad de vida de todos los mendocinos.

Los manifestantes se desconcentraron por fin hacia todos los puntos cardinales desde donde habían venido (algunos muy lejanos), llevando consigo la consigna que había imperado durante toda la jornada: la ruta de la liberación sanmartiniana jamás se transformará en la ruta del saqueo!

COORDINADORA POR EL AGUA Y LOS BIENES COMUNES

17 de agosto de 2010


Agravio a la memoria del General San Martín

Publicado en el diario Los Andes

En enero de este año, el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, realizó una travesía de la cordillera de los Andes, reeditando el cruce que casi 200 años atrás hizo el valeroso General San Martín.

El gobernador minero por excelencia (el que auspició la entrada de la minera Barrick Gold a San Juan, el que que está dejando que se lleven el oro de su provincia a costa de la contaminación y el saqueo), hace 6 años que realiza esta travesía. Pero este año el «homenaje» implicó mucho más que eso. Porque en enero de 2010 atravesó la cordillera portando no sólo la bandera argentina sino que le sumó una más: la bandera canadiense.

Además, viajó no sólo acompañado por militares y periodistas argentinos y chilenos, sino que también viajó con el embajador de Canadá, Timothy Martin.

Este hecho tiene un significado muy evidente, ya que la mayoría de las mineras que se han instalado en nuestra cordillera son canadienses. El cruzar, entonces, con el embajador y la bandera canadiense, no es un hecho anecdótico ni ingenuo sino que representa la sumisión y la obsecuencia hacia quien nos está saqueando y contaminando.

Estas mineras se llevan por año millones de onzas de oro y otros valiosos metales, consumen cifras siderales de un agua que es un bien escaso en nuestros oasis andinos, además de dejarnos una enorme contaminación que no permitirá la vida de las futuras generaciones.

A lo largo de Los Andes, entre Chile y la Argentina, existe un tercer país sobre el que no tenemos ninguna soberanía: es el «territorio de las mineras», al que cada uno de los dos países ha cedido 100 kms de cada lado. De ese país ignoramos cuántos metales y en qué cantidad se los llevan, ya que los sacan con una simple declaración jurada.

Con sus extraordinarias ganancias compran funcionarios (nuestros funcionarios), gobernadores (nuestros gobernadores), y hasta hicieron lobby para que una presidenta (nuestra presidenta) vetara en noviembre de 2008 una ley votada por unanimidad en el Congreso: la Ley de Protección de los Glaciares. Este veto fue bautizado como «el veto Barrick Gold».

En algún momento esa ruta fue la senda que San Martín eligió para la libertad y la independencia de las naciones de América del Sur; por ahí pasó el Libertador liberando territorios. Hoy, «héroes» como Gioja agravian la memoria del General, convirtiendo la ruta de la liberación y la emancipación en la ruta del saqueo y la contaminación. Porque por ese mismo lugar hoy Gioja deja que saquen nuestro oro y aplaude la entrega de nuestra tierra y nuestros bienes comunes.

Hace casi 200 años, San Martín realizó una de las mayores hazañas militares de la historia universal: el cruce de una de las más altas cordillera del planeta, llevando, sin caminos y sólo con tracción a sangre, un ejército de 5.400 hombres, pesados cañones, pertrechos bélicos y todo lo necesario para abastecer a un ejército, cruzado a lomo de mula por las estrechas huellas de la montaña. Para colmo, el General estaba enfermo, con dolores lacerantes que lo asediaron a lo largo de toda la travesía.

Pero ningún sacrificio ni penuria lo detuvo, ni a él ni a sus hombres. Las escarpadas montañas y los helados vientos no hicieron mella en él. Conoció el dolor de las derrotas y vio cientos de criollos quedar en los campos de batalla. Pero también conoció el sabor de los triunfos: triunfos que llevaron a conseguir la independencia de Chile y Perú, derrotando a los realistas (nuestro país había declarado la independencia hacía poco y él también fue artífice de esto).

Había un sueño más alto aún que lo inspiraba: la idea de la Patria Grande. Él soñaba con una Patria sin fronteras, con vínculos fraternos, que rescatara lo mejor de cada cultura y fuera capaz de fundirse en una gran América, que no dependiera de España «ni de ninguna otra potencia extranjera».

Es por esos sacrificios y penurias, por todos esos criollos que dieron la vida por nuestra libertad, que no podemos dejar que mancillen el nombre del General, enarbolando la bandera del imperio minero; no podemos dejar que arrastren su memoria, entregando nuestra tierra, el agua y los bienes comunes.

No debemos dejar que aquella ruta de la liberación hoy se transforme en la vergonzosa ruta del saqueo. Si así lo hiciéramos, las generaciones del futuro no nos lo perdonarían jamás.

Néstor Piedrafita DNI 8.456.236
Milca Vargas DNI 1.827.481
Fanny Muñoz LC 6.465.862
(siguen firmas)
Coordinadora por el Agua
y los Bienes Comunes