Pese a las modificaciones del proyecto para extraer el mineral en Mendoza y procesarlo en San Juan, el gobernador entiende que no puede avanzar sin una nueva Declaración de Impacto Ambiental. Es lo que siempre sostuvieron las asambleas populares que se oponen a la actividad minera y lo que señala la ley 7722.

Fuente: Mendoza On Line

El gobernador Alfredo Cornejo se definió como una persona que cree que es necesario agregar actividades a la matriz productiva de Mendoza. Si bien no le cerró la puerta a la minería como una posible opción, aseguró que por estos días la apuesta de su gestión apunta hacia las energías renovables. Incluso, advirtió que discutir sobre minería es «un debate estéril» porque «no hay ningún proyecto minero grande que se esté tramitando».

Sin embargo, le dedicó un párrafo aparte al emprendimiento San Jorge, el cual desde hace años intenta extraer cobre en la localidad de Uspallata, pero que se ha visto estancado por las restricciones impuestas en la ley 7722. Para sortear esas trabas, los empresarios que impulsan este proyecto propusieron extraer el mineral en Mendoza y llevarlo en tren a San Juan para terminar con el proceso de producción. Sin embargo, Cornejo aseguró que para que eso sea viable es necesario que presenten una nueva Declaración de Impacto Ambiental. Esa postura, que fue adelantada por MDZ, fue plasmada en una resolución que aún no es oficializada, pero tiene el visto bueno del Gobernador. «El informe que se les devolvió establece que al cambiar el proyecto deben cambiar la DIA. En eso estamos de acuerdo con el ministro Enrique Vaquié, el subsecretario de Energía Emilio Guiñazú y el secretario de Ambiente , Humberto Mingorance», aseveró el gobernador.

En este sentido, intentó terminar con las versiones que hablaban de un sector del Gobierno propenso a dejar avanzar admitiendo la actualización de la DIA, sin que sea necesario empezar desde cero, como sugirieron desde Ambiente. Vale recordar que el ex gobernador Francisco Pérez le dio luz verde a la actualización del proyecto San Jorge pocos días antes de dejar el cargo.

Además, negó que existan intenciones de modificar la ley 7722. «Prefiero que la diversificación económica vaya por el lado de lo que estamos haciendo: energías renovables. Tenemos alta potencialidad en energía solar y, en menor medida, eólica. Incluso existe posibilidad de oponer fábricas de paneles solares, lo cual genera mano de obra y valor agregado», advirtió.

Como ejemplo, puso la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento, cuya construcción demandaría entre 2500 y 3000 empleos.