Dos proyectos mineros que implicarán a La Pampa avanzan en el sur de la provincia de Mendoza. Ambos están en Malargüe y pueden significar un nuevo conflicto entre ambas jurisdicciones, enfrentadas actualmente por el corte de las aguas del río Atuel que está en litigio en la Corte Suprema de Justicia. Uno de los proyectos es Hierro Indio, dedicado a la extracción de hierro y que es prácticamente un hecho, mientras que Cerro Amarillo es una mina de cobre que está en etapa exploratoria.

Fuente: La Arena
Mendoza tiene cuatro proyectos para poner en marcha -los otros dos son San Jorge y Paramillos cerca de Uspallata, en el norte-, sobre todo para enfrentar la actual situación económica, las deprimidas inversiones y el «achique» o decrecimiento del empleo, según indica el diario Los Andes de esa provincia. La minería promete, en principio, una inversión de alrededor de los 220 millones de dólares y más de 5.000 puestos de trabajo entre indirectos y directos. Fuentes del sector explican que cada un empleo directo hay cinco indirectos.
A la par, resurgen las voces de resistencia y protesta en un territorio que, con sus razones, se opone a la explotación minera, completa el medio.

Proyectos en marcha

En ese sentido, durante esta semana el ministro de Energía, Marcos Zandomeni, presentó los dos proyectos ubicados en Malargüe en la Legislatura provincial. En la Cámara de Senadores pasará por las comisiones de Energía y Ambiente y allí se espera que aprueben la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Este proceso podría durar entre 6 y 8 meses, aproximadamente.

En la etapa exploratoria, Hierro Indio busca reactivar una vieja mina de hierro, abandonada desde el año 1972, en el sur provincial. Para esta etapa se prevé una inversión inicial de 500 mil dólares y según calculan hay una reserva de más de 10 millones de toneladas de este metal. En el mercado mundial, cada tonelada ronda los 110 dólares.

El otro proyecto en marcha, Cerro Amarillo, «es un pórfido de cobre que actualmente se encuentra en una etapa inicial de exploración», explicó un ejecutivo de la firma que lo tiene entre manos, Eugenio Ponte.
El ministro de Energía de la provincia, Marcos Zandomeni, afirmó que la minería sólo podrá avanzar en las zonas del secano provincial y que «no competirán con la minería por el agua».

Alerta temprana

Sin embargo, desde la organización ambiental Oikos, el máximo referente, Eduardo Sosa, dijo que desde este sector observan que «el gobierno empuja al sector minero metalífero hacia el abismo» y habló del impacto ambiental que generará la actividad minera.

En su análisis, habló de la posibilidad de un conflicto con La Pampa, más allá de que las dos minas no estén cercanas al límite oeste de nuestra provincia.
Sosa afirmó que «para el caso del yacimiento Hierro Indio debe implicarse a la provincia de La Pampa, por el uso del agua del río Atuel, con el cual ya hay un reclamo pendiente de esa provincia con Mendoza», indicó Los Andes.

Y completó: «En cuanto a Cerro Amarillo, debe irse al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) porque pertenece a la cuenca del río Grande, que a su vez forma parte de la cuenca del río Colorado que cruza todo el país». La Pampa integra ese organismo interprovincial.