El lunes apareció publicado en el boletín oficial el interés de la firma La Sifrina para la explotación de titanio en la zona de El Nihuil. En este sentido hubo novedades, ya que a las 19 zonas que se habían presentado a fines de abril, se le agregó una nueva, la número 20.

Ver también:

Buscarán titanio en una gran extensión de tierra de San Rafael

Fuente: Diario San Rafael
La propuesta se vio publicada ayer oficialmente en la sección de Irrigación y Minas del Boletín, el cual muestra a las claras el objetivo de la empresa de trabajar sobre este mineral, cuya explotación no es muy conocida en nuestro país.

En lo que respecta a la firma en cuestión, según pudo averiguar Diario San Rafael, está registrada con sede en la provincia de Buenos Aires desde el año 2010 y tiene antecedentes de trabajo en la zona de Los Andes en la provincia de Salta, aunque en esa zona trabaja con salitre, algo muy diferente de lo que se pretende explotar en nuestro departamento.

Entre su composición societaria se destacan nombres vinculados a otras empresas del rubro. Su titular es una ciudadana venezolana radicada en Argentina, dedicada a asesoramiento, dirección y gestión empresariales, mientras que su vicepresidente es un licenciado en Ciencias Geológicas, quien también figura como presidente de la firma Argenta Energía.

Según se explica en el Boletín, la Temporada de Trabajo es «todo el año», además de expresar que la zona «no se encuentra comprendida en Áreas de Reserva». El texto se denomina «descubrimiento de arenas metalíferas con contenido de hierro y titanio entre otros metales», e incluye las zonas denominadas Nihuil que se establecen de la número 1 hasta la 19, y en el boletín del día 12 se sumó la zona 20.

Si bien está todo en etapa de exploración, se puede ver en el Boletín Oficial que hay varios expedientes iniciados (cerca de una veintena); y en el del 13 de mayo se publica oficialmente el proyecto, lo que indica que éste avanza y que hay intenciones de concretarlo, siempre y cuando registre las condiciones que pretende la empresa para su explotación.

Hay que destacar que las primeras presentaciones ante el escribano de minas se realizaron a fines de junio de 2012, y el proyecto empezó a avanzar en los últimos meses.

El titanio

En polvo es utilizado comúnmente como un pigmento blanco para darle brillo a productos cotidianos como la pintura, el papel, los plásticos, los alimentos, las medicinas, la cerámica, los cosméticos e incluso, las pastas de dientes. En su forma de metal, es resistente y ligero, de manera que puede utilizarse en el sector aeroespacial y electrónico, así como para reforzar palos de golf y cañas de pescar. Además es inerte y biocompatible, lo que lo hace perfecto para dispositivos médicos e implantes artificiales. Sin embargo, a pesar de su abundancia relativa en la naturaleza, su composición natural nunca es pura, ya que se mezcla con metales contaminantes como hierro, aluminio y elementos radioactivos

Entre los países principales que extraen titaniose encuentran Sudáfrica, Australia, Canadá, Mozambique, Noruega, Kazakhstan, Japón, China, Ucrania, y Rusia.

En América hay extracciones en México y Guatemala, y hay proyectos en Paraguay y Chile, varios de ellos registrando críticas de sectores ambientalistas.

EXTRACCIÓN

Para obtener el titanio hay que eliminar otros compuestos con los que está mezclado, pero es relativamente barato extraerlo. Se usa generalmente el Método de Kroll, que consiste en obtener el tetracloruro de titanio por cloración a 800 °C, en presencia de carbono. Luego se reduce con magnesio o sodio molido en atmósfera inerte para refinarlo y purificarlo.

A nivel mundial se ha asegura que es un metal compatible con los tejidos del organismo humano que toleran su presencia sin reacciones, que no es cancerígeno, que no es tóxico; que se degrada rápidamente. Algunos sectores plantean que el daño ambiental de extraer el titanio a cielo abierto conlleva las mismas consecuencias de deforestación, eliminación de la capa vegetal, liberación de CO2, eliminación de la biodiversidad, bloqueo de corredores biológicos y de cuerpos de agua; desaparición de suelos, entre otros.