Ayer se conoció la novedad de que la minera brasileña negocia a espaldas de gobierno provincial la venta de sus acciones en el Proyecto Potasio Río Colorado. La clase política en general y los gobiernos nacional y provincial en particular, cultivan estrechos lazos con decenas de empresas del sector minero beneficiándolas sobradamente además de promocionar el saqueo y la contaminación.

 

Fuente: Los Andes
La novedad de que la multinacional Vale negocia con más de 20 grupos económicos el proyecto Potasio Río Colorado y que su intención es vender la totalidad de las acciones en un plazo breve cayó mal en el Ejecutivo provincial.

Si bien esta noticia dio certezas al gobierno de Francisco Pérez, también causó indignación que la minera brasileña no haya comunicado a tiempo sus intenciones de abandonar el yacimiento en Malargüe.

«Nos enteramos (por la reunión de ayer en el Senado) que ellos en febrero ya le habían comunicado al Gobierno de Brasil la decisión de la venta de Vale y en todo este tiempo se han reunido con más de 20 interesados. Ha sido una tomada de pelo, ha sido muy poco serio y estamos muy decepcionados», dijo Paco esta mañana en diálogo con radio LV10.

La noticia cayó como un balde de agua fría en el gobernador, ya que en los últimos 4 meses mantuvo innumerables reuniones para intentar que los brasileños no suspendieran las inversiones.

Esta sensación de «deslealtad» fue acrecentada cuando los representantes legales de Vale leyeron una carta del titular de la empresa en Argentina, Sergio Leites, en la que se afirmó que se duplicaron los costos del proyecto original, que saltó de 6.000 millones de dólares a 12.000 millones por los pedidos de las provincias de obras anexas por 1.800 millones y por los vaivenes de la economía argentina.

«En primer lugar, tenemos que ver que Vale es una de las principales mineras del mundo que depende del hierro y en los últimos años ha venido teniendo grandes problemas, no sólo de precio, sino también de ventas. Esto ha hecho que se vaya achicando en distintos proyectos de gran envergadura, han vendido 19 buques, salieron de Francia, Noruega, Canadá y Mendoza no está excluida de esa situación», explicó el mandatario.

«Ahora, de ahí a que el año pasado cuando vino el presidente de la empresa dijera que el proyecto costaba 6.000 millones de dólares a pasar a costar seis meses después 12 mil millones, en ningún lugar del mundo pasa esto y es muy poco serio», afirmó Pérez.

Por esta diferencia de números, ayer, el secretario de Minería, Jorge Mayoral, se enfrentó con los emisarios de la empresa Vale en el Senado.

«Están confundiendo alarmantemente, están mintiendo», dijo Mayoral quien dijo que los 12.000 millones de dólares están inflados por Vale para justificar su salida ante el mercado internacional.

Más allá de las negociaciones paralelas de Vale, Paco saldrá de gira el próximo lunes hacia Oriente, para desembarcar en China e India. Según el mandatario, en el gigante asiático ya tienen concertadas cuatro audiencias con interesados sobre el proyecto.

Con Vale descartado para continuar el emprendimiento de sales de potasio, ahora el camino a seguir es luchar contra la pérdida de fuentes laborales, que afectan 2.833 trabajadores mendocinos. Mientras que a nivel nacional se estima que llegan a 6.000.