Así se determinó a través de la sanción de una ley para proteger el reservorio de agua dulce existente en el lugar. La norma abarca también vertientes y lagunas menores. El sitio está ubicado en el distrito El Sosneado de San Rafael y conforma las nacientes del río Atuel. Los beneficios.

 

Fuente: Los Andes
La laguna del Atuel y las vertientes y lagunas menores de la zona son desde esta semana una nueva reserva de recursos y reserva hídrica natural. Así esta cuenca ubicada en el distrito El Sosneado, en el departamento de San Rafael, formó parte de la sanción definitiva de la Cámara de Diputados, como forma de proteger este reservorio de agua dulce fundamental para la región.

El diputado demócrata sanrafaelino Aníbal Ríos, junto al senador Carlos Aguinaga -del mismo partido- fueron quienes impulsaron esta iniciativa.

En la misma incluyen vertientes y lagunas menores que integran el referido ecosistema y se deberán mantener las condiciones preexistentes hasta tanto se realicen los estudios y planes sobre las formas de aprovechamiento sustentable a promover, respetando los permisos y derechos adquiridos mediante la legislación existente tanto provincial como nacional.

Esta idea había sido impulsada con anterioridad desde el Concejo Deliberante de San Rafael, donde hace ocho años se aprobó la ordenanza para dar la misma protección legislativa tanto a la cuenca del Diamante como a la del Atuel, desde sus nacientes ubicadas en las lagunas homónimas, su cauce medio y el cauce bajo.

Cabe destacar que la ley cuenta con más de 30 adhesiones de entidades agrícolas, ambientales, regantes y productoras del sur provincial, ya que tiende a defender, como política de Estado, un reservorio de agua dulce fundamental para la zona sur de Mendoza.

El proyecto para declarar reserva de Paisaje Protegido y Reserva Hídrica a la Laguna del Atuel, poseía sanción del Senado desde el año pasado, pero su tratamiento fue postergado por «cuestiones técnicas», ya que gente de la secretaría de Ambiente de la provincia puso reparos a ciertos puntos de la normativa.

En ese momento, y como publicó Los Andes en su edición del 12 de abril de este año, la demora en aprobar la ley se debía a que «en Mendoza hay holgadas áreas protegidas que para su cuidado necesitan de una estructura estatal y con la situación financiera que atraviesa la provincia es difícil aprobar nuevas áreas». A esto se sumaba la particularidad de la laguna del Atuel como clave en la realización del dique Portezuelo del Viento.

La laguna del Atuel se encuentra a unos 3.500 metros sobre el nivel del mar en la cordillera de los Andes. Arribar a ella no es tarea fácil. Desde la villa cabecera del distrito de El Sosneado, sobre la Ruta Nacional Nº 40 se empalma con la Ruta Provincial Nº 220, un camino de tierra que va costeando el Atuel.

Tras recorrer unos 80 kilómetro se llega a la ex planta de procesamiento de azufre Sominar, actualmente en ruinas, desde donde sólo se puede continuar a caballo, ya que no existen caminos.

Para quienes tuvieron la suerte de llegar hasta el nacimiento del río Atuel, es éste un lugar de extrema belleza. Su origen es la laguna del Atuel formada por lo que pareciera una especie de presa natural al pie del volcán Overo.

La laguna del Atuel está conformada por gélidas aguas que provienen de diversos arroyos que nacen en glaciares vecinos depositados en imponentes montañas de unos 5.000 metros de altura, como por ejemplo El Sosneado. Sus aguas de color turquesa, por su baja temperatura, permanecen cubiertas de hielo durante muchos meses. Sólo en las épocas de verano la superficie se mantiene en estado líquido.

A través de un canal se produce el desborde del líquido desde la laguna dando lugar a una caída de gran potencia donde se origina el río Atuel. Así comienza a recorrer la montaña en descenso, con gran turbulencia de agua y gran sonido que provoca su torrente contra las rocas.

Su paso por la montaña comienza a suavizarse a medida que desciende; los desniveles son menores y el cauce serpentea en su camino mientras que recibe el aporte de numerosos afluentes hasta que en las cercanías de El Sosneado comienza el terreno a ser más llano.

Otras reservas

La provincia de Mendoza posee, por ley, diversas reservas naturales, entre ellas la Reserva Florística y Faunística Bosque Telteca, que comprende 20.400 hectáreas y protege el sector de bosques nativos más importante de la provincia; la Reserva Ñacuñán en el departamento de Santa Rosa. Protege unas 12.600 hectáreas de bosque; la reserva Divisadero Largo comprende 492 hectáreas y está ubicada en el pedemonte de la precordillera.

También el Parque Provincial Aconcagua, Reserva Puente del Inca, Reserva Total La Payunia con características únicas de orden geológico y vulcanológico; Reserva Faunística Laguna de Llancanelo; Castillos de Pincheira se ubica en los faldeos orientales de la cordillera principal o del límite, en el departamento de Malargüe; La Caverna de Las Brujas tapizada con extrañas formas minerales: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas del período Jurásico y la reserva Las Salinas.

Además de la reserva Laguna del Diamante; el Manzano Histórico se encuentra ubicada en el Departamento de Tunuyán, a una altitud de 1.200 metros; parque Provincial Volcán Tupungato que comprende unas 150.000 hectáreas, protegiendo un importante sector de los Andes Centrales.