En Jujuy  “la actividad minera metalífera aporta por el uso de agua, en el caso de Mina Pirquitas, con un consumo superior al millón de metros cúbicos por día, un total apenas superior a 12.000 pesos anuales, y en el caso de Mina el Aguilar, empresa que funciona desde la década del ’20 y que paga desde 2010, apenas alrededor de 23.000 pesos anuales, aproximadamente mil pesos por mes una, y menos de dos mil pesos por mes la otra”. Lo señaló el diputado provincial por la UCR y vicepresidente 2do. de la Cámara de Diputados de Jujuy, Jorge Rizzotti.

Fuente: Prensa Jujuy

De todas formas, el legislador está lejos de reflexionar sobre las consecuencias que vive su provincia con la minería a gran escala, solo aspira a un mayor control al proponer que «de una vez esta Legislatura propicie el debate sobre control y explotación minera en Jujuy”.

“Necesitamos debatir un régimen propio donde nos respeten como provincia dueña de sus recursos, donde le demos realmente el valor a los recursos y a lo que significa el hecho de que estos recursos también le pertenecen a las generaciones futuras”, enunció Rizzotti, y amplió que “en la capital de la minería, la actividad representa sólo el 0,3% de lo que ingresa al presupuesto de la provincia”.

Rizzotti, cayó en la cuenta de que su provincia se encuentra actualmente encorsetada en “leyes nacionales que son el reflejo claro de lo que ha sido la gestión de Menem en nuestro país”.