Abra Pampa, Jujuy, Argentina – 16/02/09. Compañeros, amigos, hormigas en general, no tengo más que palabras de agradecimiento a todas aquellas hormigas que sin conocerme ni mí ni a estos hombres y mujeres que sufren con resignación, han sentido, como sentía Pocho, que el dolor ajeno debe combatirse haciéndolo propio. Muchos de los nombres y direcciones ya los había contactado, pero volvimos a hacerlo. Todo, todo lo que han enviado ha sido más que útil y yo sé como agradecer. Mi plomo en sangre aumento de 15 a 18mg en menos de un mes, pero prometí no moverme de acá sin que antes se cierre la Mina.
Por Natalia Mechaluca (*)

Cortamos la ruta, mandamos notas a todos los contactos que ustedes mandaron y estamos muy cerca, compañeros, muy cerca.

Les conté a mis alumnos sobre la cantidad de personas que nos están ayudando, los mantengo al tanto de todo, también a toda la comunidad ,y ellos sientes que por primera vez alguien los quiere y los reconoce y los escucha. Me preguntan porqué todos ustedes quieren ayudarnos, les respondí que así son las hormigas, se unen entre todas para levantar una hoja pesada o una miga de pan, por todo y para todo se mantienen unidas.

Ellos, mis alumnos insisten en que me vaya, uno de ellos de 8 años me dijo:»ya hizo mucho, aunque la mina se cierre nosotros no nos vamos a salvar».Tienen razón pero tienen que saber que deben y pueden luchar. Mi comunidad les agradece todo lo que han hecho, yo les agradezco con el corazón .Cuántas hormigas somos…!

Es impresionante la cantidad de gente que escribio: quiero agradecer a Matilde Lenzano, Rodolfo Serioi, Georgina Remondino, Alicia de Neuquén, Mercedes Centena y tantos otros, cuyos nombres no recuerdo, simplemente los identifico como hormigas incansables, solidarias luchadoras y que simplemente saben que Pocho tenia razón: OTRO MUNDO ES POSIBLE.

Mil gracias. Un abrazo.
Natalia

PD: Carlos, reenviá este correo a todos los que puedas, seguro me olvido de alguien y quiero agradecer a todos. A vos, también gracias. Cuando cierren la mina probablemente me trasladen, ya no me siento bien.

(*) Natalia Mechaluca es docente de la Escuela Nº245 Teresa Monay, Carahuasi.CP 4670, Abra Pampa, Jujuy, Argentina. En el asentamiento viven 40 familias, hay 13 personas con cáncer, chicos con insuficiencia respiratoria, y la sangre contaminada con plomo. Funciona activamente una mina a pocos kilómetros de ahí. En el asentamiento no hay luz, ni gas, ni telecomunicación.