En medio de la efervescencia empresaria tras la expropiación de YPF, el Gobierno y los hombres de negocios del sector minero trasparentaron ayer un acuerdo tácito: la administración de Cristina Fernández no avanzará en medidas que impliquen una mayor injerencia pública en las decisiones directas de las empresas mineras. A cambio, reclama la puesta en marcha lo antes posible de empresas de capital mixto –provincial y privado, bajo gerenciamiento de estos últimos–, la reinversión de utilidades y mayor notoriedad de los efectos positivos de la actividad en las comunidades.

 

Fuente: diario El Cronista

07/05/2012. El escenario fue la celebración del Día de la Minería, que se realizó en San Salvador de Jujuy. Ante versiones de posibles avances públicos sobre el sector, el secretario de Minería, Jorge Mayoral, fue tajante: «Mientras ellos (por las empresas) reinviertan utilidades y avancen en la conformación de empresas mixtas, no va a haber problemas». Lo mismo planteó el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner.

El mensaje tranquilizador de Mayoral fue, en parte, una respuesta a las palabras elogiosas que había recibido la gestión K de boca de Martín Dedeu, presidente de la CAEM –reúne a las empresas del sector–, quien mencionó que el «explícito respaldo del Gobierno a la actividad no puede pasar desapercibido».