El médico pediatra, integrante del Foro Ambiental y Social de la Patagonia y militante reconocido en el campo de la protección al medio ambiente, envió para su publicación un artículo que contiene lo que escasea en el caldeado debate sobre la megaminería y su eventual desarrollo en Chubut, es decir números. Esa característica concreta del documento, constituye un aporte más a la discusión que envuelve a la economía -y a la política- en Chubut.

 

Por Miguel Webb * publicado en Rawsonline

Pregunto: ¿Cuanto nos puede costar la megaminería?. La Ley24196 sancionada durante el gobierno de Menem, fácil de leer establece las ventajas para estas megaempresas extranjeras. No solo están las exenciones impositivas como la devolución de IVA, la liberación de impuestos a la importación de maquinaria y vehículos y otras menudencias como la forma de pagar el Impuesto a las Ganancias y la amortización del capital, sino que lo que a mi modo de ver es peor, también tenemos el consumo enorme de energía, tanto combustibles líquidos como gas y electricidad.

No siempre recordamos que estas energías se encuentran subsidiadas en la Argentina; es decir todos los argentinos, hasta los mas pobres sostienen un precio artificialmente bajo para que además de permitir que el pueblo se traslade, consiga a un precio razonable los alimentos que viajan muchos kilómetros, cocinen y calienten su hogar e iluminan sus casas, también movilizan la industria que genera muchos puestos laborales.

La megaminería, por el contrario, consume una bocha de energía, creando muy pocos trabajos y generando unas vergonzosas 2 o 3 puntos de ganancia en valor «boca de mina». O sea: nada.

¿Porque entonces lo promueve el gobierno? Asumamos buenamente que quiere promover el desarrollo económico para lograr una mejora en la calidad de vida del pueblo. ¿La minería es la única forma de lograr esto?  ¿Por qué la meseta es un «desierto»?

Cualquier persona diría «obvio, hombre, porque no tiene agua». Ahora, si no tiene agua, ¿con que se lava y se lixivia el mineral en la mina?. No – es que en realidad si hay agua, sin agua no hay megaminería posible.

Ah, entonces ¿si hay agua, porqué no se usa para la agricultura y/o ganadería?. Porque el agua la maneja la minera, no el Estado.

Un emprendimiento minero chico, por lo bajo consume 1 millón de litros de agua por día; llevado a términos urbanos son mil tanques de 1 m3, eso es agua para mil familias con pequeñas granjas. ¿Que eso es una economía de subsistencia?

Sí, pero autónoma, sin subsidios…, es decir independiente, no clientelísta.

¿Podríamos mejorar ese panorama?. Veamos: la maquinaria de la mina va a consumir 35 millones de litros de gasoil/año.

Sigamos con cálculos de almacenero. A 5$ el litro= 175 millones de pesos por año. De eso el Estado devuelve el 21% de IVA. Es decir 36.750.000 pesos.

Si este dinero, que finalmente se sustrae de los fondos del gobierno, se diese a cada uno de los 300 trabajadores, quedaría 122.500 pesos por año a cada uno de los que trabajarían en la mina. Eso en manos de un banco de fomento y desarrollo permitiría enfocar un desarrollo productivo y sustentable por parte de los habitantes que ya viven en la zona.

Ah, y no olvidemos que gran parte de ese gasoil se está importando y causando un agujero en nuestro balance de pagos.

La mina, a no olvidar, también consume o energía eléctrica o gas para generar su energía propia.
Este ejemplo de la mina de Potasio Rio Colorado de Mendoza es un buen ejemplo sobre el costo energético por empleo

Es decir que es 41 veces mas caro en términos energéticos (y recordemos que estamos ingresando en la era post energía barata) crear un empleo minero que cualquier otro industrial. Y recordemos que la energía proviene de generadoras que no son de la minera, ni que ayuda a subsidiar dado las exenciones impositivas que le otorgó la ley-menem. Como Argentina se encuentra en crisis energética es posible que estas nuevas actividades nos terminen de hundir.

¿No se nos puede ocurrir otra cosa? ¿Y si le preguntamos al INTA, a la UNPSJB, a los pobladores, a los que saben?

Pero, es mucho mas fácil entregar la región para que sin esfuerzo alguno del gobierno, estas multinacionales hagan brillar por un instante las zonas postergadas, al multirrubro, a la estación de servicio, al Jefe Comunal, al dueño del hotel que en pocos años habrán desaparecido dejando solo un enorme agujero tóxico.

* Médico Pediatra
FASP. C. Rivadavia