El Gobierno chubutense planea reformar la Ley 5001, que prohíbe «la actividad minera metalífera en la modalidad a cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción minera», en el próximo mes de abril y si obtiene el triunfo en los comicios generales programados para el próximo 20 de marzo. Las versiones más insistentes ya hablan de un supuesto acuerdo «extra-partidario» con la composición de la actual Legislatura, para darle luz verde a la reforma.

 

Fuentes: Rawsonline y diario El Patagónico

08/01/2011. La Ley 5.001 fue sancionada un mes después del plebiscito de marzo de 2003, en el que la población de la ciudad chubutense de Esquel rechazó por amplia mayoría un proyecto de explotación de oro de la compañía también canadiense Meridian Gold, según precisó el especialista en temas mineros Luis Claps, en un artículo publicado en su blog «Oro Sucio».

En el centro de la estrategia está el famoso proyecto «Navidad», de un valor estimado en 3500 millones de dólares y ariete de otros proyectos, también multimillonarios, cuyo poder de lobby ya se hace sentir, subterráneamente como corresponde a la actividad, sobre la actividad política en Chubut.

Señales acerca de lo que se prepara ni bien termine el verano, hay en abundancia. Por ejemplo, el intendente de Gastre, Rolando Jara, aseguró que la empresa «está a la espera de la ley», refiriéndose al nuevo marco normativo que está definiendo el Gobierno, y que podría llegar a tratarse en la próxima gestión. «Ellos están listos para que cuando se les dé una señal, arrancan», en declaraciones que formuló al diario El Chubut.

En la zona de Gastre, «me animo a decir que hay como cinco proyectos mineros además de Navidad, y estamos pisando arriba de oro, cobre, uranio, plata, de lo que pidan en mineral. Para el lado que vaya siempre hay una expectativa cuando andan los mineros, de que algo encuentran», se entusiasmó el jefe comunal.

Como una influencia extra, pero poderosa también, se incluye al fenómeno de la prolongada sequía en la Meseta Central del Chubut, que ha colocado a mucho minifundistas y pobladores en la frontera de la indigencia.

Esas urgencias legítimas, pueden terminar dando soporte a otras urgencias, no tan santas. Las que provienen de buena parte de la dirigencia política, ansiosa por abrirle la puerta a los millones de las empresas mineras.

El debate por será uno de los temas del año

Organizaciones anti mineras se movilizan ante el intento de reformar la Ley 5001

Esta semana el ministro de Economía, Víctor Cisterna, indicó que el proyecto de reforma de la Ley 5.001, que prohíbe la explotación minera en Chubut, ya está listo. El debate por la habilitación de la explotación minera en la provincia promete ser uno de los temas candentes del año.

Analistas políticos afirman que el dasnevismo ya tiene los votos para llevar adelante los emprendimientos, que generan resistencia en amplios sectores de la sociedad chubutense, según las últimas encuestas.

La Ley 5.001 determina la prohibición a la minería de metales a cielo abierto en todo el territorio provincial, resultado de la movilización que se generó en el año 2003 desde Esquel, concluyendo con un histórico plebiscito.

Sobre los intentos de reforma, militantes del No a la Mina indicaron ayer a Diario Patagónico que tanto las declaraciones de Cisterna, como las del gobernador Mario Das Neves, «no son novedad. No hacen más que ratificar lo que veníamos diciendo desde el año pasado. Das Neves se lo prometió a las mineras y buscará cumplirlo», indicó Chuny Botto.

Por su parte la docente e investigadora, Marta Sahores, sostuvo que «nosotros nos preparábamos para dar este debate a fines del año pasado; con el adelantamiento de las elecciones el tema pasó para este año; en marzo se vota así que creemos que será después de eso el tratamiento de la 5.001».

Discursos

Según el ministro de Economía, el proyecto de reforma de la Ley 5.001 ya está listo, asegurando que en el mismo trabajó un grupo de «especialistas» cuya identidad y competencias se desconoce. Ya se habla de un acuerdo que permitiría al gobierno cumplir con las mineras, primero para dar luz verde a la explotación del yacimiento Navidad, en la zona de la meseta, en el centro de Chubut.

El fundamento del gobierno es que la minería «puede darle una nueva matriz productiva a la provincia, y puede ser un cambio sustancial para un amplio sector de nuestro territorio, que está absolutamente postergado». Argumentos que también recuperan otros funcionarios como los jefes comunales de las localidades que supuestamente se verían beneficiadas con el movimiento económico.

Las organizaciones anti mineras afirman que este discurso es acompañado con otros que «muestran a la meseta como un lugar que ya no puede elegir, signado por la falta de agua, como si no tuvieron otras alternativas económicas».

Para el ministro de Economía, «lo importante es la preservación del medio ambiente, pero tenemos una riqueza muy grande, que es una lástima que no la estemos explotando».

Argumentos

Hace casi dos meses, el diputado Javier Touriñan presentó un proyecto promoviendo la realización de un plebiscito provincial en torno al tema. En esos días se conoció también una encuesta que demostraba que la mayoría de la población de Chubut estaba en contra de este tipo de actividades por considerarlas contaminantes.

«Cuando en Chubut se ganó el plebiscito, se trabajó mucho para informar a la gente para desmitificar cosas como las que decían los ingenieros de la minera. Decían que contaminaba menos que la lavandina, algo ridículo. Finalmente la gente entendió no sólo cómo era el proceso de contaminación en las personas, o en el ambiente, sino también que este tipo de actividad no dejan ganancias económicas a las provincias».

Entre Gan-Gan y Gastre se ubica el mega proyecto minero de la empresa canadiense Pan American Silver. «Navidad» es de los mayores yacimientos de plata y plomo que hay en el mundo.

«Nosotros creemos que buscan empezar por ahí para después extenderla en toda la provincia. Pueden intentarlo, pero por suerte la gente está movilizada; en Trelew, Madryn, hay una gran movilización, lo mismo que en Esquel y en Comodoro. No será algo sencillo de lograr».

Caravanas a la meseta y movilizaciones en Rawson y Trelew para rechazar los emprendimientos mineros fueron una constante en el valle en 2010. Al cierre del último encuentro, la asamblea de la Meseta emitió un comunicado: «la lucha por una vida sin megaminería viene encendida desde hace tiempo. La defensa del territorio y sus bienes no se abandonan; el fuego quedó encendido».