Es muy sugestivo que luego de cuatro meses de intenso lobby de las empresas mineras, el Gobernador declare que «le vamos a dar para adelante» mientras exista consenso social. También hizo confusas declaraciones sobre el tema el ministro de Gobierno, Javier Touriñán, enumerando imprecisiones. Entre tanto, el proyecto de ley para prohibir la megaminería presentado por Iniciativa Popular es «ninguneado» escandalosamente cuando faltan dos meses para que venza el plazo constitucional para que la Legislatura obligatoriamente lo trate.

Fuente: El Chubut

El ministro de Gobierno, Javier Touriñán, planteó que la intención es que cada zona se exprese por cada proyecto en particular. Deslizó que podrían insistir con el Marco Regulatorio Minero que el propio Ejecutivo decidió archivar. De manera poco convincente el ministro Touriñán pretendió retomar ayer el repetitivo discurso de una agenda de Gobierno que no contempla la minería, pero 24 horas antes el propio gobernador Buzzi lo había instalado diciendo que «le vamos a dar para adelante» con aquellos proyectos que tengan licencia social.

Fue apenas un intento de Touriñán, porque inmediatamente reconoció que «ante la inminencia del debate que se está dando, se expresó que si se avanza en esto hay que establecer un marco regulatorio para la actividad».

Incluso reconoció que «podría ser el que se presentó en 2012 junto con el petrolero y que no tuvo consenso para ser aprobado. Pero si se da la discusión sobre la minería tiene que darse dentro de un marco regulatorio, no puede darse en un esquema de libre albedrío».

Aquel Marco Regulatorio Minero fue postergado por el propio Gobierno luego de las brutales golpizas que recibieron vecinos opuestos a la minería por parte de patotas de la UOCRA y de mineras, a metros de la Legislatura. A las 48 hs. una masiva marcha en la capital provincial ratificó el rechazo a la actividad y desde entonces nunca más se retomó el proyecto.

PROYECTO POR PROYECTO Buzzi fue muy contundente al advertir que la intención es abrir la explotación minera en aquellos lugares en los que exista licencia social. Y su ministro de Gobierno ratificó que la forma de establecerlo podría ser la consulta popular tal como lo establece el Marco Regulatorio, pero también «audiencias públicas» y «por cada proyecto que se presente la empresa tiene que conseguir el consenso social» y no descartó la posibilidad de plebiscitos pero como una cuestión posterior. Subrayó Touriñán que «el Gobernador dice que hay que volver a hablar de las licencias sociales y significa que la gente se involucre en cada lugar de la provincia y si en determinada zona, lugar o región, la gente avala este tipo de emprendimientos, tendrá posibilidad de hecerse, y si la gente no lo avala estará vedado».

LA ZONIFICACION Explicó el ministro Touriñán que «la zonificación tiene que darse porque es lo que marca la ley», pero aclaró que «no quiere decir que se habilite automáticamente cualquier tipo de proyecto». En algún momento circuló un mapa con la zonificación para el desarrollo minero, pero «un mapa geológico ambiental no es sólo un plano, sino que es todo un estudio que tiene involucrado al Instituto del Agua por las cuencas hidrográficas, al Ministerio de Ambiente y al Ministerio de Hidrocarburos y Minería», planteó el ministro.

De toda esa tarea «tiene que surgir un mapa con estudios técnicos para determinar cuáles son las zonas más sensibles y, dentro de estas zonas, cada proyecto en particular tiene que tener el aval de la gente y los estudios técnicos correspondientes». Concluyó Touriñán que «cada proyecto tiene que ser analizado individualmente, y para eso tiene que haber un marco regulatorio que establezca las condiciones claras de cuál es el camino a seguir y reglas parejas para todos, más allá de la cuestión económica».