Intentan imponer megaproyecto privado sin consultar a los pueblos originarios ni democratizar las comunas rurales. ¿La gran minería llegará a la meseta antes que la democratización?

Foto: movilización de vecinos de Trelew contra la megaminería – 4 de noviembre 2012.

Por Luis Manuel Claps

En junio de 2012 el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, envió a la Legislatura el proyecto de ley 106/12 Marco Regulatorio de la Actividad Minera. Pero en octubre lo retiró de la discusión legislativa sin mayores explicaciones. Ahora se anuncia la inminente presentación pública de un nuevo proyecto de ley para habilitar la gran minería en la meseta. Esta parece ser la única salida para los políticos, que no encuentran otra forma de cubrir el déficit socioeconómico dejado por ellos en los grandes centros urbanos.

El marco legislativo propuesto abre la puerta al proyecto minero Navidad, de la multinacional canadiense Pan American Silver. Se trata de un emprendimiento de gran escala que involucra tierras de propiedad comunitaria y afectará para siempre el territorio, los recursos y el hábitat de todas las comunidades originarias de la zona. Por lo tanto, para su validez jurídica la reforma legislativa requiere un proceso de consulta previo con las comunidades originarias que no puede agotarse en programas de gobierno ni dudosos operativos de prensa.

Sin embargo, a pesar de las promesas y los discursos de campaña, en pleno siglo veintiuno Buzzi designó a dedo la presidencia de las juntas vecinales de Lago Blanco, Telsen, Gan Gan, Gastre, Paso del Sapo, Colán Conhué y Cerro Centinela. Elegido por el 36,7% de los votantes en una elección denunciada como fraudulenta, ¿cuenta el gobierno con legitimidad suficiente como para imponer la minería en la meseta sin democratizar las comunas rurales ni consultar a las comunidades originarias?

¿La tienen tan grande como dicen?

«Es la mina de mayor grado de concentración de plata del mundo entero»celebró la presidenta Cristina Fernández el 19 de marzo de 2008 en Mina Martha, a unos 60 km al norte de Gobernador Gregores, en la provincia de Santa Cruz. La mina de plata pertenece a la canadiense Coeur d’Alene Mines Corporation, que la compró a la estadounidense Polimet en 2002. En 2009, su mejor año, produjo 3,7 millones de onzas. Sin embargo, las reservas de mineral se agotaron rápidamente y en 2011 la producción no superó el medio millón.

La Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Gobernador Gregores denunció que «a julio de 2010 la planta contaba con unos 130 empleados, pero pronto comenzó a reducir tareas en diferentes áreas». Según los vecinos «discretamente se acordaron despidos, indemnizaciones, quita de tareas, cierre de secciones, ante el silencio de la secretaría de Minería y la mayoría de los medios de comunicación. El minucioso plan de cierre de la mina avanzó en etapas, disimuladamente y con la complicidad de los mismos funcionarios que permitieron explotarla». Si un yacimiento tan rico se acabó tan rápido, ¿cuánto tardarán en agotarse los minerales en el proyecto Navidad?

Pan American Silver asegura que el proyecto Navidad contiene una cantidad de plata similar al proyecto Pascua Lama en la provincia de San Juan. La explotación de los yacimientos comprende al menos ocho tajos abiertos y produciría unas veinte millones de onzas de plata al año: más que todas sus operaciones en Perú, México y Bolivia juntas. Sin embargo, debido a la mayor carga de impuestos propuesta en la nueva legislación,  el vicepresidente de la empresa declaró que de aprobarse el nuevo Marco Regulatorio el proyecto Navidad se volvería “anti económico”.

Constante y sonante

La movilización social contra la megaminería en la provincia de Chubut nunca se detuvo. El 6 y 7 de octubre fue la asamblea patagónica en Gan Gan (foto de Federico Soria), el 27 del mismo mes una marcha contra la megaminería en Gualjaina. La semana pasada, más de 4000 personas marcharon en Esquel (ver video en la parte inferior) en simultáneo a una de las marchas más concurridas en Trelew. Durante los últimos meses, los vecinos de Rawson se movilizan continuamente para presionar a los legisladores provinciales contra la aprobación del marco regulatorio propuesto por el gobierno.

Puertas giratorias

Cuando en mayo de 2005 el Parlamento del Pueblo Mapuche de Río Negro denunció la «profanación de un cementerio mapuche» en Chubut, nadie imaginó que siete años después el profesional que urdió la profanación, el antropólogo Gustavo Ferreyra, sería nombrado secretario de Minería de la provincia. «Desde el Parlamento del pueblo Mapuche, bajo la tutela de la Constitución Nacional, se sostiene que este lugar es parte del patrimonio histórico y cultural del pueblo-nación mapuche y no le pertenece a una empresa, científicos sociales o museo». El ahora funcionario manejaba las relaciones públicas y fue durante años la cara visible de IMA Exploration, empresa minera del Grupo Grosso.

Por su parte, como informó el Movimiento Antinuclear del Chubut, el designado interventor de Petrominera  y director de YPF, Oscar Cretini, trabajó como geólogo jefe de la minera de capitales ingleses UrAmerica hasta el año 2009. Una de las primeras medidas de Cretini fue nombrar a su pareja y a varios parientes en cargos estratégicos con importantes sueldos pagados con dinero público. Vínculos tan cercanos entre los funcionarios del sector y las empresas con intereses en la provincia favorecen el negocio y debilitan – si es que existe alguna – la capacidad regulatoria del Estado.

El bastón, el mando y el poder

Pan American Silver no descubrió el yacimiento Navidad, lo compró en 2009 con una emisión de acciones que se pagarán si se explota la mina. Los papeles que entregó para adquirir el proyecto no valían practicamente nada en julio de este año (gráfico de Yahoo Finance). En la operación se quedó también con el proyecto Calcatreu, de menor escala que Navidad pero factibilizado en 2005. Como parte del negocio, Ross Beaty (fundador y presidente de Pan American Silver) financió las actividades de exploración del Grupo Grosso en Río Negro.

La subsidiaria del Grupo Grosso, IMA Exploration, registró originalmente las concesiones de la mina Navidad en 2002. Pero una compañía rival, Aquiline Resources, le quitó el proyecto en una corte legal de Canadá en 2006. Aquiline manejó el emprendimiento hasta finales de 2009, cuando fue absorvida por Pan American Silver. La oportunidad era inmejorable: unos meses antes, el gobierno de Mario Das Neves había acusado a Aquiline de «fraudulenta». Pan American Silver aportó la plata que Juan Carlos Pallarols y «millones de argentinos» cincelaron en el Bastón de Mando Presidencial de Cristina Kirchner.

Nueva literatura patagónica

Los estudios de impacto ambiental son el género literario del momento y un buen informe puede ser la diferencia entre el desierto y el vergel. Pero no existen estudios hidrogeológicos independientes de la cuenca del Sacanana ni los acuíferos subterráneos que serán afectados por el proyecto Navidad. A más de diez años del otorgamiento de las concesiones, no hay un sitio web en español que presente de manera accesible toda la información sobre el proyecto minero.

¿Solo en la meseta?

El proyecto Navidad no se circunscribe a la meseta, como afirmó hace poco un ministro. Provocará impactos a cada paso del circuito extractivo – importación de insumos (explosivos y sustancias tóxicas, entre otros), transporte y embarque de concentrados, operaciones mineras, depósito de relaves, extracción y transporte de agua… Según la página web de Pan American Silver, los concentrados serán embolsados y transportados en camiones hasta Puerto Madryn para su exportación vía marítima. Entonces la ciudad sumará a sus atractivos el transporte, carga y descarga de concentrados de plomo. En el actual «modelo de inclusión social» la población deberá acomordarse sin chistar al mega proyecto y, en el mejor de los casos, establecer alguna relación económica con él. 

Plata y plomo, ¿cómo no?

La plata es un metal abundante y se obtiene como subproducto de la minería del cobre y el oro en más de cuarenta países. Las necesidades de cobre, oro y plata de la industria argentina están cubiertas holgadamente por las minas actualmente en explotación. La minería de plata no es la salvación económica: Potosí en Bolivia y Morococha en Perú la exportan hace cinco siglos, pero siguen siendo regiones pobres. México, Perú y Bolivia producen actualmente más de un tercio de la plata mundial.

Parte de los concentrados que Pan American Silver obtiene en los Andes del Perú se procesan en la fundición de La Oroya, en el departamento de Junín, donde los niños nacen con plomo en la sangre. El plomo es un veneno de poco valor económico. El mundo busca reducir su uso, no aumentarlo. Muy pronto no habrá mercado para el plomo, como ya no lo hay para el asbesto (produce cáncer) ni el mercurio (es extremadamente tóxico). Una larga lista de desastres dan testimonio de sus efectos en la salud humana: Kabwe en Zambia, Haina en República Dominicana, Rudnaya Pristan y Dalnegorsk en Rusia, Klity en Tailandia. En realidad no hace falta irnos tan lejos: ¡San Antonio Oeste en Río Negro!

{youtube}yGcNs2TmzQ0{/youtube]