EMPRESA MINERA DEJA AISLADA A TODA UNA POBLACION EN CATAMARCA.

La empresa habría instalado un vallado metálico con el cual aisló a una población al impedirle pasar desde las viviendas hacia la escuela de la zona y hacia la ruta provincial 43.
Deben pulsar un timbre y esperar pacientemente la autorización para pasar.
(Diario El Ancasti – Catamarca – Argentina)

Acusaron a la empresa de aislar un poblado de Antofagasta de la Sierra. Denuncian a Minera del Altiplano en Derechos Humanos. Una grave denuncia se presentó días atrás ante las autoridades de la Secretaría de Estado de Derechos Humanos de la Nación contra la empresa FMC Minera del Altiplano, puesto que presuntamente la empresa habría instalado un vallado metálico con el cual aisló a una población al impedirle pasar desde las viviendas hacia la escuela de la zona y hacia la ruta provincial 43.
La acusación fue realizada por los ciudadanos Eduardo Aroca, de esta Capital, y el belicho Rubén Lasa, quienes primero la llevaron ante las autoridades de la comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Catamarca, para luego enviar el escrito a la repartición nacional que encabeza Eduardo Luis Duhalde.

Según la denuncia, a la que El Ancasti tuvo acceso, la empresa minera que explota el yacimiento de litio en el Salar del Hombre Muerto habría instalado un cerco perimetral entre el borde de un cerro y un salar, impidiendo el paso de las personas desde la Escuela del Salar del Hombre Muerto hacia el poblado y hacia la ruta provincial Nº 43, que lleva hacia la villa de Antofagasta de la Sierra. Aroca y Lasa se encontraron con el cerco mientras realizaban una travesía por el circuito formal oficialmente llamado «Volcán Galán».

«El mismo -indica la denuncia- se inicia en la localidad de El Peñón por una huella bien marcada y transitada, cruza por amplias planicies en dirección al norte, ascendiendo al lugar del cráter del volcán (…) Cuando el espacio se enangosta, teniendo al sur montañas y hacia el norte el salar propiamente dicho, grande fue nuestra sorpresa cuando delante nuestro se levanta un gran y alto cerco metálico con un portón de acceso, todo lo cual impedía nuestro paso. No teníamos alternativa alguna para pasar ni continuar hacia la ruta Nº 43 y luego hacia la Villa. A indicación del baqueano hubo que tocar timbre y esperar a que nos atendieran por el contestador empotrado en el vallado (…) Luego de una larga espera nos atendió una voz inquiriéndonos sobre nuestros datos, sólo después de que los dimos el portón se abrió e ingresamos al predio con las identificaciones de FMC Minera del Altiplano. Hacia la izquierda, hay una pista de aterrizaje señalizada y a la derecha distintas instalaciones de la empresa. Nadie nos atendió, anduvimos deambulando por varios ambientes vacíos hasta que una persona nos indagó acerca de nuestros nombres, números de documentos, origen del viaje, destino, vehículo en el que nos transportábamos. Luego de ello, desandamos los ambientes solos y hubo que esperar a que nos abrieran otro portón para salir hacia el oeste».
El relato de Aroca concluye acusando a la empresa minera de cercenar los derechos de libre transitabilidad por el territorio nacional, amparados por la Constitución Nacional en el artículo 14 y en el artículo 20 de la Constitución de la provincia de Catamarca. La denuncia expresa que un informe de la Dirección de Catastro indica que las tierras en cuestión son fiscales, por lo tanto el propietario es el Estado provincial. Igualmente, desde Vialidad Provincial se precisó que la huella está señalada como un sendero vecinal, pero no está registrado como camino, por lo que no serían competentes en el tema.

El vallado, según se expresa en el escrito, iría a impedir el libre tránsito de los niños que concurren a la escuela del Salar, ubicada al oeste del establecimiento cercado que deben esperar a que les abran con temperaturas bajo cero aún en verano; también perjudicaría a los pobladores de la zona, quienes van a realizar sus tareas de campo cotidianamente; y también a personas de Catamarca, Salta, del país y del extranjero que llegan como turistas «y que deben pulsar un timbre y esperar pacientemente la autorización para pasar». Por último, se pidió a las autoridades que se retiren los vallados por «violación de los derechos constitucionales», que se investigue a los funcionarios que intervinieron en la instalación de la empresa, que igualmente se haga una investigación similar.