La plataforma vecinal ‘Mina Touro – O Pino Non’ ha denunciado un nuevo episodio de vertidos procedentes de la antigua explotación minera abandonada en 1986 en un momento en el que la actividad de extracción minera en la zona pretende ser retomada con un nuevo proyecto impulsado por la multinacional Atalaya Mining.

Fuente: Europa Press

Estos colectivos han alertado en varias ocasiones de la falta de control por parte de la Xunta de la antigua explotación minera. De hecho, plataformas ecologistas y asociaciones de productores de la Ría de Arousa ofrecieron el pasado viernes una rueda de prensa en la que exigieron al Gobierno gallego la documentación de las tareas de control y cumplimiento de las normativas europeas respecto a la mina cerrada a finales de la década de 1980.

Así, las plataformas alertan que, mientras «el Proyecto Touro continúa sus trámites» para abrir una «megamina», la Xunta no debe dar luz ver a un nuevo proyecto sin proceder previamente «a la restauración del desastre ambiental provocado por anteriores explotaciones».

«El desastre ambiental de Touro y O Pino son vertidos y drenajes constantes que destruyen nuestro medio ambiente y atacan nuestros modos de vida y nuestra salud», concluye el comunicado del colectivo vecinal.