La Dirección de Gandeiría emite un informe contrario a la explotación de cuarzo por el impacto económico en la zona y la «afectación negativa» a largo plazo.Fuente: La Opinión A Coruña

Por los daños que acarrearía al sector agroganadero en Mesía, clave en la economía de la zona, la Consellería de Medio Rural rechaza de plano el megaproyecto minero de la empresa Erimsa, con sede en A Coruña y que forma parte de la noruega Elkem AS, con el que pretende extraer cuarzo en más de 6.700 hectáreas en la comarca de Ordes. Tras relatar el peso de las explotaciones agrarias en la zona, el volumen de cooperativas agrarias, las ayudas públicas otorgadas para impulsar la actividad primaria, las subvenciones para el fomento de las industrias agroalimentarias y la comercialización de los productos, las inversiones en la concentración parcelaria o las fincas inscritas en Agricultura Ecolóxica, el departamento que dirige Ángeles Vázquez hace tambalear el proyecto de la compañía noruega de capital chino.

En un informe de siete páginas, preceptivo pero no vinculante y cuyo contenido trascendió esta misma semana, la Dirección Xeral de Gandeiría, Agricultura e Industrias Alimentarias deja clara su oposición «con rotundidad» al proyecto minero por «los importantes efectos negativos que causarían sobre la producción agroganadera de la zona, afectarían grandemente a los concellos de Mesía y Frades, por ser un pilar fundamental de su actividad económica, social y cultural, manteniéndose esa afectación negativa en el tiempo tras la conclusión de los trabajos». Por ello, «recomienda» que no se permita la ejecución del proyecto.

Este no es el único informe que tiene que remitir Medio Rural sobre esta explotación, ya que también tendrá que pronunciarse la Dirección Xeral de Ordenación Forestal así como otros departamentos de la Administración autonómica (Enerxía, Medio Ambiente, Patrimonio o Augas).

En total, el proyecto de Erimsa afecta a unas 200 explotaciones ganaderas en la comarca. En el caso del proyecto de Mesía están afectadas 26 explotaciones y 90 puestos de trabajo directos. Muchas de estas explotaciones se encuentran en régimen ecológico, por lo que perderían la certificación de sus tierras en caso de que se pusiese en marcha la explotación minera. Además de en Mesía, Erimsa tiene en marcha otro tres planes mineros en la zona para extraer cuarzo metalúrgico. Estas cuatro actuaciones afectan a más de 6.700 hectáreas de los municipios de Mesía, Ordes, Oroso y Frades.

Ya fue el pasado mes de junio cuando el director xeral de Desarrollo Rural, Miguel Ángel Pérez Dubois, a pregunta del diputado del BNG Xosé Luís Rivas en comisión parlamentaria anunció que la Dirección de Gandeiría elaboraría un informe desfavorable al proyecto minero en Mesía.

Análisis

En el documento que acaba de trascender, el departamento del que es responsable Belén do Campo advierte de que «el número de explotaciones y el peso de la actividad agropecuaria de la zona son factores muy determinantes en la economía local» y se cuestionan las labores de restauración del proyecto. «Habría que recurrir a tierra de préstamo», reflexionan desde Gandeiría, al tiempo que censuran la selección de especies del plan minero. Lamenta que no se defina «claramente» un plan de fertilización para la superficie a restaurar así como que no haya referencia alguna a la acidez que tendrá el suelo instaurado. «El proyecto de restauración es poco concreto», concluyen.

En la lista de cifras que aporta Medio Rural, figuran las 291 «explotaciones agrarias prioritarias» en la zona (145 en Frades y 146 en Mesía), la mayoría dedicadas a la producción láctea. «El ganado vacuno es una de las principales fuentes de riqueza, con un censo de más de 10.000 vacas en Frades y 8.000 en Mesía», recoge el informe. Y las inversiones agroganaderas en ambos concellos desde 2012 a 2017 -continúa- supera los diez millones de euros; una cantidad a la que hay que añadir más de 5 millones en concepto de pago único de la PAC.

También hace mención el informe a las cooperativas agroganaderas (14), las agrupaciones de defensa sanitaria (4), las zonas de concentración parcelarias (19 en Frades y 12 en Mesía), así como a las ayudas para el fomento de las industrias agroalimentarias y a la promoción y fomento de la comercialización de los productos agroalimentarios, y a las explotaciones en régimen de agricultura ecológica.