Los opositores a este proyecto denuncian que la empresa Berkeley «promete 200 empleos y se anuncia como la gran solución a los problemas de la comarca pero en ningún momento ha explicado cuántos miles de puestos de trabajo se ponen en peligro en otros sectores productivos». Más de 14.000 personas se han sumado ya a la campaña iniciada por la Plataforma Ciudadana contra la Mina de Uranio en Salamanca solicitando a la Junta de Castilla y León que no permita la instalación del complejo en los términos municipales de Retortillo, Villavieja de Yeltes y Alameda de Gardón.

Fuente: Salamanca24

Según la petición, que fue creada en junio de 2013, «la empresa australiana Berkeley promete 200 empleos y se anuncia como la gran solución a los problemas de la comarca pero en ningún momento ha explicado cuántos miles de puestos de trabajo se ponen en peligro en otros sectores productivos».

En la petición se recuerda que «no se han tenido en cuenta los riesgos para la salud de ciudadanos y trabajadores derivados de la minería de uranio a cielo abierto, considerada como una de las actividades industriales más tóxicas que existen».

«No se ha dado la oportuna información, es una zona con escasa población. La futura explotación de la mina estará a escaso un kilómetro de un balneario que la propia Junta vende como lugar de salud», explicó el coordinador de la plataforma ciudadana contra la mina de uranio, José Luis Moreno.