Las excavaciones mineras de empresas privadas y la acumulación de basura, dejada en gran parte por los turistas, debilitaron su estructura. En el norte del país, el 80% del tramo está «a punto de desaparecer».

Fuente: Infobae

15/10/2011. Cerca de la gran edificación, construida hace más de 2 mil años, hay recursos minerales como cobre, hierro, molibdeno y níquel. Esto ha hecho que sea como un imán de empresas mineras, que provocaron graves daños en varios de sus segmentos.

Sucede en la ciudad de Yang, por ejemplo, en donde una de las montañas sobre las que se ha construido la Gran Muralla ha colapsado en un 70 por ciento. Según una investigación, en realidad, el 80% del tramo está «a punto de desaparecer» o en un estado «muy pobre», según el sitio digital de noticias La Red del Pueblo.

Pero la minería no es el único problema. La acumulación de basura y las construcciones de carreteras, vías de ferrocarril, acueductos e instalaciones eléctricas han causado el desplome parcial del monumento.

En el museo de Hebei dicen que los daños en la muralla son «muy graves». Un ingeniero de la institución que protege las construcciones antiguas en Hebei, Guo Jianyong, indicó que en realidad no saben «cuántos segmentos de la Gran Muralla están relacionados con los negocios mineros ni la distribución de estos proyectos».

El tramo de esta parte de la muralla, ubicado en el distrito de Laiyuan, fue construido durante la dinastía Ming (1368 – 1644). Cabe recordar que la Gran Muralla China fue construida por el emperador chino Qin Shihuang con el fin de proteger sus propiedades de las invasiones de pueblos nómadas del norte de Asia.

La edificación, de más de 4.000 kilómetros de longitud, es Patrimonio Mundial de la UNESCO y los segmentos más visitados por los turistas se encuentran unas decenas de kilómetros al norte de la capital china, Pekín (Beijing).