Los esfuerzos para rescatar a 10 mineros que quedaron atrapados bajo tierra desde hace 23 días en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el sur de China, se suspendieron porque se considera que han muerto, dijeron los socorristas.

El 2 de julio, una mina operada por la Compañía Minera de Carbón Heshan de Guangxi en la ciudad de Laibin, se derrumbó luego de varios días de fuertes lluvias, dejando atrapados a 22 mineros. Otros 49 mineros lograron escapar.

 

Dos mineros fueron rescatados con vida 188 horas después del derrumbe y 10 cuerpos fueron recuperados, indicó la oficina de rescate en un comunicado.

Los 10 mineros que quedaron atrapados «no tenían oportunidad de sobrevivir», se indica en el comunicado.

Los socorristas revisaron todos los túneles, excepto uno de 1.139 metros de profundidad, después de 23 días de ocurrido el accidente.

 Un grupo de expertos considera que no hay posibilidades de sobrevivencia en el espacio del túnel no revisado que quedó lleno de arena, carbón, agua y equipo de minería. Además, llevaría entre 100 y 150 días limpiar el pozo. Fin