La Policía china ha golpeado y detenido a varias personas de etnia mongol por protestar contra la contaminación producida por una mina de hierro durante una manifestación ocurrida este fin de semana en la provincia de Mongolia Interior, según informó este jueves el Centro de Información de Derechos Humanos de Sur de Mongolia.

Fuente: Europa Press

18/07/2011. La organización explicó que las protestas comenzaron en la región de Bayanur, a 400 kilómetros al noreste de Pekín, cuando una mina de hierro comenzó a extraer este mineral en una zona de pastoreo.

«Tras las continuas peticiones a los gobiernos locales expresando las preocupaciones sobre el peligro para el medio ambiente y para la salud sin recibir ninguna respuesta, el 24 de junio (…) un grupo de pastores realizó una marcha hacia la mina y cerró la bomba de agua de la instalación», explicó en un comunicado el Centro.

«El 25 de junio, el Gobierno movilizó a 50 agentes de la Policía antidisturbios y atacó a los manifestantes. Muchos pastores fueron golpeados y detenidos por la Policía. Se desconoce su estado de salud y su paradero», añadió la organización.

Mongolia Interior vivió el mes pasado una serie de protestas provocadas por la muerte de un pastor de etnia mongol que falleció tras ser atropellado por un camión durante una protesta contra una mina de carbón. En la protesta en la que murió el pastor, los manifestantes pedían una mayor protección del medioambiente y la defensa de sus derechos y tradiciones.

Ante cualquier posibilidad de inestabilidad, el Gobierno chino ha intentado atender algunas de las demandas de los habitantes de esta zona, como la revisión de la industria minera, prometiendo limpiar o cerrar las más contaminantes.

La etnia mongol, que representa el 20 por ciento de los 24 millones de personas que viven en Mongolia Interior, se queja de que la minería y la desertificación ha dañado sus zonas de pastoreo y que el Gobierno le ha obligado a asentarse de forma permanente, en vez de poder seguir siendo nómadas.