Cuatro empleados de la minera Rio Tinto, incluyendo al australiano Stern Hu, se declararon culpables de recibir sobornos en una causa en China, aunque negaron los montos citados en el juicio, dijeron abogados el lunes.

Fuente: Reuters
Shangai, China – 22/03/2010.Hu y tres empleados chinos de la gigante minera australiana -Liu Caikui, Ge Minqiang y Wang Yong- fueron acusados ante un tribunal en Shangái de aceptar pagos ilegales y violar secretos comerciales.

El caso ha puesto en relieve el mercado a menudo sucio de China, donde sobornos ilegales pueden quedar en la nebulosa, creando riesgos para empresarios que buscan generar ganancias en la tercera economía mundial.

«Stern Hu definitivamente se declaró culpable (por los cargos de soborno)», dijo el abogado de Liu, Tao Wuping, a Reuters tras la audiencia.

Tom Connor, Cónsul General de Australia en Shangái quien asistió a la audiencia, dijo a reporteros que Hu fue acusado de recibir sobornos por un millón de yuanes (146.500 dólares) y 790.000 dólares.

«El señor Hu hizo algunos reconocimientos respecto de algunos de esos montos de soborno, por lo que reconoció la existencia de algunos de esos montos de soborno», afirmó Connor.

Los abogados defensores de los tres chinos dijeron que sus clientes también habían admitido haber recibido sobornos, aunque rechazaron algunas de las acusaciones hechas por los fiscales.

«Parte de los cargos no debieran constituir un crimen», dijo el abogado Tao, refiriéndose a su cliente, Liu, quien fue acusado de recibir 3,7 millones de yuanes en sobornos.

Wang Yong admitió que era «en parte culpable», aseguró su abogado, Zhang Peihong.

Zhang dijo que los 9 millones de dólares que forman parte de la acusación de soborno contra Wang eran legítimas «ganancias de un acuerdo de mineral de hierro».
Wang enfrenta cargos por haber tomado pagos ilegales por 70 millones de yuanes.

«Existen bastantes razones para argumentar en contra del resto del pago», agregó Zhang.

El juicio está programado para continuar hasta el miércoles, con los cargos por secretos comerciales posiblemente tratados el martes, dijeron los abogados.

COMPROMETIDO CON CHINA

En momentos en que el juicio se realizaba en un edificio de concreto cerca de una autopista elevada en Shanghái, el jefe de Rio, Tom Albanese, señaló a una audiencia en la capital china que él no quería poner en riesgo los lazos comerciales con China, el mayor consumidor del mundo de mineral de hierro.

«Este asunto es obviamente de gran preocupación para nosotros», dijo Albanese a un foro de funcionarios y ejecutivos, refiriéndose al caso.

«Sólo puedo decir que aguardamos respetuosamente el resultado del proceso legal chino», declaró al foro, realizado en una exclusiva casa de huéspedes estatal.

Albanese indicó que «seguimos comprometidos a fortalecer nuestra relación con China, no sólo porque ustedes son nuestro mayor cliente, sino porque vemos ventajas comerciales a largo plazo para ambas partes».

A los periodistas extranjeros no se les permitió asistir al foro, y Rio envió por correo electrónico copias del discurso de Albanese. Una transmisión china por internet no incluyó sus comentarios sobre el juicio.

Los cuatro empleados del equipo de mineral de hierro de Rio, incluyendo a Hu, fueron detenidos el verano boreal pasado en el punto más crítico de complejas negociaciones sobre los precios del mineral para el 2009, creando un furor respecto a las leyes de secretos estatales de China.

Medios chinos reportaron en ese momento que los empleados buscaban información sobre minas y fundiciones de acero en China, algo que muchas firmas consideran información legítima de mercado. Rio ha dicho que sus ejecutivos no cometieron un delito.

Shanghái posiblemente deseará ver que el caso concluya pronto, antes de que la Expo Mundial 2010 comience en mayo en la ciudad.
Los periodistas extranjeros tienen prohibido el acceso al juicio.
(1 dólar=6,825 yuanes)