La minera canadiense Crystallex ganó una demanda que presentó a principios del presente mes. El demandado era nada más y nada menos que Venezuela, y el motivo era que el país nacionalizó el yacimiento de oro de Las Cristinas, y la llevó al Banco Mundial. Esta última institución acordó que Venezuela debía pagar una compensación de USD 1,385 millones a la minera. Venezuela se negó.

Fuente: Mundiario
La Procuraduría General de Venezuela emitió un comunicado negando rotundamente que el Estado esté dispuesto a pagar la cantidad impuesta. Su principal argumento es que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), ente que impuso la sanción, no tiene competencia en estos asuntos, y que por ende la sanción no debería ser válida.

Aparte, amenazó con tomar todas las medidas legales disponibles para revocar la sanción impulsada desde los tribunales. «La República ejercerá los recursos legales a su disposición en aras de enervar la evidente injusta y desproporcionada decisión del CIAD», aseguró el comunicado oficial.