El presidente uruguayo José Mujica llamó el miércoles a la oposición a analizar en conjunto el futuro de la minería en el país, tras el anuncio de la desaceleración de una gigantesca inversión minera -la mayor de la historia- debido al debate político que generó. Por otra parte, en su reciente visita a la Argentina, el presidente Mijica y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner suscribieron un Acuerdo de Cooperación geológica y minera elaborado por las áreas mineras de ambos países.

Fuentes: AFP y Diario C

04/08/2011. «Es un tema complejo y muy importante para el país, ningún gobierno debería tomar (arbitrariamente) decisiones en cuestiones tan de fondo que van a repercutir 30 o 40 años en la vida de la gente», dijo Mujica a periodistas.

El mandatario anunció la creación de una comisión en la que participen delegados de los partidos con representación parlamentaria para tratar de «consensuar» y llevar «con espíritu nacional» las inversiones en minería.

La propuesta surgió el día después de que la propietaria de Aratirí, la anglo-india Zamin Ferrous, anunciara su decisión de restarle prioridad a su proyecto en Uruguay, en el que pretendía invertir hasta 3.000 millones de dólares en una gigantesca mina de mineral de hierro, hasta que el Gobierno comprometa las autorizaciones correspondientes.

Según dijo el gerente general de la minera Aratirí (filial local del grupo indio Zamin Ferrous), Fernando Puntigliano, las actividades de prospección continuarán, si bien ralentizará los proyectos ejecutivos y la compra de maquinaria, entre otros asuntos, debido a la discusión política que generó el mismo.

El proyecto representaba una inversión anunciada cercana a los 3.000 millones de dólares, la mayor inversión privada de la historia en Uruguay, en donde algunos celebraban la llegada de capitales y otros advertían sobre posibles efectos de la explotación de hierro a cielo abierto sobre el medio ambiente.

Mujica aseguró que no quería hacer reproches en torno a lo ocurrido y llamó a mirar hacia adelante.

«Necesito seriedad de la oposición, vamos a tratar de construir una cosa en conjunto», aseguró. «Por lo menos tenemos una cosa que es muy importante, sabemos que Uruguay tiene hierro en pila, no seamos tontos, ¿ta?», remató Mujica en su habitual tono informal.

Actualmente, los pequeños emprendimientos mineros en el país -calizas, piedras semipreciosas y oro- producen unos 12 millones de toneladas anuales y han representado en promedio, en los últimos 20 años, aproximadamente 0,27% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

En su proyecto, Aratirí había previsto una producción anual de 18 millones de toneladas de hierro, por lo que solo con ese emprendimiento la producción minera del país habría aumentado 150%.

Pero la evolución de la gigantesca inversión generó en los últimos meses marchas de productores -a favor y en contra-, cuestionamientos ambientales, un pedido de la nacionalización del hierro en el país y la discusión sobre el canon que debería pagar la minera.

En ese marco, el 14 de julio tres ministros fueron interpelados para responder sobre el plan.

Tras el anuncio de Aratirí, el secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, dijo a medios de prensa que la decisión provoca «frustración» en el gobierno y acusó a la oposición de generar incertidumbre jurídica a los inversores.

Por su parte, la oposición acusó a la empresa de querer presionar al gobierno con este anuncio.

En tanto, el centroeste del país, donde Aratirí explora desde hace dos años un área de 120.000 hectáreas en busca de hierro, la pequeña localidad de Cerro Chato -de 4.500 habitantes- recibió el anuncio con cautela.

«Entre los trabajadores repercutió con mucha incertidumbre y preocupación», admitió Francisco da Silva, empleado de la minera y delegado del sindicato metalúrgico.

«Pero estamos tranquilos porque la empresa y el sindicato tienen la mayor voluntad de acordar para no perder puestos de trabajo», agregó da Silva a la AFP, enfatizando que lo que más quieren los trabajadores es que la inversión siga adelante.

El proyecto minero ha dividido a la otrora zona exclusivamente ganadera

Julio Gómez, vocero de los productores agropecuarios contrarios al proyecto, indicó a la AFP que ven «con cautela» el anuncio de la empresa.

«Todo esto que está pasando refleja un estado de la sociedad contrario a la minería a cielo abierto, pero no hay triunfalismos, pensamos que el problema sigue en toda su magnitud», sostuvo.

«Un dato alarmante es que en los primeros seis meses de este año se han pedido un millón de hectáreas para la primera etapa de exploración en este y otros departamentos», agregó.

Para Gómez, el proyecto Aratirí «es la punta del iceberg». «Esto es un avatar económico de la empresa y hay una crisis a nivel internacional, no sabemos qué puede haber pasado, pero puede venir otra», advirtió.

Argentina y Uruguay firman acuerdo en materia geologica y minera

En el marco de la cumbre Argentino-Uruguaya llevada a cabo en el día de ayer entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente de Uruguay, José Mujica para la profundización de la integración binacional y la cooperación en términos políticos, económicos, sociales y culturales, se firmó un Acuerdo de Cooperación geológica y minera elaborado por las áreas mineras de ambos países.

La firma estuvo a cargo del Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, Julio De Vido, y del Ministro de Industria, Energía y Minería de la República Oriental del Uruguay, Roberto Kreimerman.

Dicho convenio, que establece al Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) y a la Dirección Nacional de Minería y Geología de Uruguay (DINAMIGE) como los organismos ejecutores, tiene como objetivos continuar con el mapeo geológico y temático transfronterizo, fomentar el intercambio de investigadores y técnicos entre ambas instituciones, y realizar en forma conjunta y coordinada programas de formación, investigación y capacitación.

Asimismo, el documento propone trabajar en la caracterización y utilización de agro minerales en la enmienda de suelos y participar en proyectos conjuntos de cooperación y asistencia científica técnica en los campos de Geología, Recursos Minerales, Geoquímica, Geofísica, Recursos Hídricos, Medio Ambiente y Riesgos Geológicos.