Habitantes de Cerro Chato y Valentines denunciaron ante el Senado el vertido de agua presuntamente contaminada de la empresa minera Aratirí y señalaron que unos 200 productores de Florida y Durazno han presentado recursos jurídicos para impedir el ingreso de la minera a sus predios. La Comisión de Productores Agropecuarios de Cerro Chato y Valentines, entregó a la Comisión de Industria, Energía, Comercio, Turismo y Servicios del Senado, unas muestras de agua sucia, supuestamente contaminadas, de las prospecciones que está realizando la minera Aratirí, y expresaron su desconfianza hacia ese proyecto.

Fuente: diario La República

02/05/2011. La empresa Aratirí (filial local del grupo anglo-suizo Zamin Ferrous) pretende extraer hierro para su exportación en bruto, a través de un puerto que construirá en Rocha, hacia China e India.

La delegación de varios productores y vecinos de esas localidades, entregaron una muestra de agua que es vertida de un galpón de la minera Aratirí en Valentines, donde se lavan las muestras de mineral.

La empresa lava las muestras de tierras y el agua es arrojada a las cunetas del pueblo que desemboca en el arroyo Las Pavas, denunciaron los vecinos que agregaron que la empresa debería haber hecho unas piletas de decantación y nunca las hizo.

El gobierno en tanto ha señalado que la información presentada por Aratirí en su propuesta al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente es insuficiente. Que se debe ampliar el informe de impacto ambiental, ajustar el canon a pagar, entre otras exigencias. Según el proyecto de reforma del Código de Minería, cualquier proyecto deberá ser aprobado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente, después de la presentación de un informe de impacto ambiental.

Uno de los productores, identificado por su apellido, Etcheverría, argumentó en contra de la minería a cielo abierto en nuestro país, y señaló que en el proyecto de Aratirí «se van a implantar minas de dos kilómetros de extensión y varios cientos de metros de profundidad, que se van a hacer a cielo abierto, con voladuras permanentes para liberar el material y enormes áreas para el depósito de los desperdicios».

Etcheverría agregó que el rechazo al proyecto minero es generalizado entre los productores e informó que las tareas de prospección se están llevando a cabo en Florida, y en algunos predios de Durazno, pero que ya «hay más de 200 recursos presentados por productores que no permitieron la entrada de la minera a sus predios».

Otro productor, Bacchetta, informó que según la propuesta de Aratirí presentada ante la Dinama el pasado 4 de marzo, se destaca que para depositar la tierra removida y descartada, se construirá un tanque de 53 metros de profundidad y 2.400 hectáreas de superficie.

Al terminar el período de explotación, estimado en 20 años, la empresa «sellaría» ese depósito, con una capa de tierra fértil. Los productores dudaron que después ese terreno pueda ser utilizado para la producción.

La empresa ya ha comprado terrenos en esa zona aunque el proyecto no ha sido aprobado aún por el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Según los vecinos a principios de abril compraron la Estancia de Mola, de una superficie de 1.500 hectáreas.

Los productores denunciaron además que existe poca información sobre el proyecto pero saben que la empresa va a utilizar camiones de 250 toneladas para la extracción del material y conducirlo a 20 kilómetros, y que, según la cantidad de tierra extraída, se necesitarían 740 camiones diarios. «O sea que, ya sea que se utilicen los caminos compartidos con los productores u otros de uso exclusivo de la mina, vamos a tener un continuo tren de camiones circulando con el mineral», dijo Etcheverría.

«Cuando terminen la mina, la zona va a quedar literalmente como un queso y no apta para la habitación, la agricultura ni la cría de ganado», agregó.

En el correr de la venidera semana los productores se entrevistarán con ediles de la junta Departamental de Durazno para pedirles que se involucren en el tema que tanto les preocupa. «Queremos intercambiar información, que se preocupen. Estamos hablando de hechos que están sucediendo en el departamento». No es un hecho menor que haya padrones de la zona de Las Palmas pedidos para realizar estudios ante la posibilidad de que haya oro, acotó Juambeltz.

La Sociedad de Fomento Agropecuario de Sarandí del Yí reúne a unos 400 productores de zonas aledañas a las localidades de Sarandí del Yí, Cerro Chato, La Paloma y Blanquillo.