Desde las siete de la tarde una marea humana invadió el balneario que lució repleto. Las medidas de control parecen haber dado resultado y la retirada del público se desarrolló con normalidad. Durante el desfile una muy original comparsa integrada por vecinos de La Pedrera y los balnearios vecinos, recorrió la calle principal manifestándose contra los proyectos de megaminería y puerto de aguas profundas. debe y haber de la organización de una fiesta que se desarrolló en paz. Galería de imñagenes.

 

Fuente: La Paloma Hoy

Un pollo gigante andando en bicicleta, con un «esqueleto de la suegra» en la parte trasera. Un grupo de faraones avanzando entre la gente y bailando al ritmo de la música. Un multitudinario cortejo fúnebre portando el ataúd de Uruguay Natural y sosteniendo carteles contra la megaminería y el proyecto del puerto de aguas profundas, y miles, miles y miles de personas que no paraban de llegar, son algunas de las imágenes más destacadas que muestra la edición 2013 del carnaval de La Pedrera.

Hawaianos, faraones y el entierro de Uruguay Natural

Varias son las comparsas que dieron color a la fiesta. Los invitados de siempre de Punta Rubia, quienes este año eligieron como motivo una comparsa hawaiana, con trajes bien coloridos y mucha energía. Los faraones, prolijamente ataviados circularon con menos integrantes pero igual fervor y el turno de los vecinos de la zona, que organizaron «El entierro del Uruguay Natural», que se vio como un fuerte mensaje del lugar contra «las políticas que impulsan iniciativas a costa de los recursos naturales de Rocha y del país.» – como afirmaron algunos de sus integrantes. Sin dudas, el cortejo logró llamar la atención en su paso por la avenida Principal, ya que los tambores usualmente festivos, dieron el marco musical entonando los acordes de la marcha fúnebre de Chopin, al tiempo que los integrantes de la comparsa entonaban «Pobre Uruguay lo vinimos a enterrar, su campo y su mar como vamos a extrañar» y las lloronas acompañaban con llantos desesperados el camino del féretro que rezaba en sus laterales «Uruguay Natural». El cortejo finalizó su marcha en la rambla, acogida con aplausos y la fervorosa aprobación de la multitud presente.

Fiesta en paz

El plan de ordenamiento parece haber dado dado resultados positivos. A las 9:30 el balneario ya estaba volviendo a la normalidad. Desde la intendencia manifestaron su satisfacción por la forma en que resultó el operativo tanto de seguridad como de limpieza, y entienden que hay puntos aún por ajustar como la instalación de baños químicos el fin de semana previo al día lunes, en el que se realiza el desfile.

El debe y el haber

Sin dudas la cantidad de controles de velocidad y espirometrías realizadas en las inmediaciones, dejaron a más de uno con una multa, pero fue uno de los puntos más fuertes de la organización y el que fue acorde con lo que es el carnaval de La Pedrera, ya que fue lo único que se aplicó durante los cuatro días en los que realmente se desarrolla el carnaval. En el debe queda que tal como ocurrió en otras ediciones, el grueso de la gente llega al balneario el viernes por la noche y los desfiles espontáneos el sábado. Es por ello que algunos servicios habría que implementarlos antes. El control a la venta ambulante fue desde primera hora de la tarde muy insistente, al punto que hubo gente con toda la intención de instalar su puesto de comidas y fue retirada del lugar sin dejar siquiera que armaran nada.

Los baños químicos fueron suficientes para las más de 13 mil personas que, según datos que maneja la intendencia, colmaron la Avenida Principal del balneario.

Las carpas sanitarias funcionaron muy bien y han atendido sobre todo, gente en estado de ebriedad.
En materia de seguridad durante toda la noche y sobre todo a la hora de despejar la calle principal, se vieron fortalecidos los patrullajes de la Guardia Republicana y los PUMA, estos últimos ya se habían visto durante toda la temporada patrullando la zona.

No se tuvieron buenos resultados en cuanto al acampe en lugares no permitidos. Aunque fue sensiblemente menor al pasado año, se han visto carpas en terrenos sobre la calle principal del balneario, y a decir verdad no muy escondidas…. Pese a los reiterados llamados de los vecinos, la subcomisaría de La Pedrera nunca retiró las carpas de los lugares no aptos para su instalación, siendo que, además de la prohibición expresada por la comuna, hay alerta por peligro de incendio en esta área del departamento. Martes 11 de la mañana, sigue habiendo carpas instaladas en terrenos de la calle principal…

Si hubiera que sintetizar en pocas líneas el resultado de este carnaval de La Pedrera 2013, podríamos decir que fue encauzado, como fue prometido, aunque quedan cosas por mejorar, se ha logrado transformar una fiesta sin control, en una fiesta vigilada y con menos impacto negativo en este singular balneario, que pasa de tener poco más de 300 personas viviendo permanentemente, a recibir más de 13 mil en la noche de carnaval.