Más de 40 personas resultaron heridas hoy en una manifestación contra la empresa transnacional minera Barrick Gold dedicada a la extracción de oro en el municipio de Cotuí, de la provincia dominicana de Sánchez Ramírez. Reclamaban empleo, control sobre contaminación y que se revea el contrato con el estado por considerarlo leonino.

Fuentes: Presna Latina y El Diario Montañes
Los manifestantes, víctimas de disparos de agentes de la Policía Nacional, exigieron puestos de trabajo y la terminación de obras iniciadas por esa entidad en zonas rurales.

 

También, pidieron que la minera entregue el cinco por ciento de las ganancias para beneficio de las comunidades de la zona y se revise el contrato suyo con el Estado, según reportes periodísticos.

Manuel José, uno de los organizadores de la marcha, declaró que también exigen al Estado dominicano que revise el contrato que firmó con la minera, que explota yacimientos de oro en el municipio de Cotui, en Sánchez Ramírez, y que se eviten medidas para controlar la contaminación del medio ambiente a que, en su opinión, esta empresa tiene sometida a la zona.

El dirigente comunitario se quejó de que mientras en el país «hay un desempleo alarmante», la minera supuestamente contrata trabajadores extranjeros.

El diputado Carlos Gabriel García, del opositor Partido Revolucionario Dominicano, calificó de brutal la agresión contra los protestantes y exigió una explicación del jefe de los uniformados.

García es el autor de un proyecto de resolución que busca el reanálisis de dicho acuerdo por considerarlo, como otros denunciantes, oneroso para los intereses de esta nación caribeña.

Miles de representantes de organizaciones de izquierda, progresistas, juveniles y defensoras del medio ambiente y la soberanía de Dominicana protestaron el pasado 16 de septiembre contra compañías mineras multinacionales.

Varios consultados por Prensa Latina en medio de una marcha desde el Parque Independencia hasta un costado del Palacio Nacional, con efectivos policiales por los alrededores, consideraron criminales las acciones de la Barrick Gold en el país.

La megaminería a cielo abierto y el uso del cianuro y otras sustancias tóxicas, a favor de espurios intereses privados trasnacionales, se han constituido en un grave peligro para las fuentes de agua y la biodiversidad del país, expresaron en un documento.